Entrevista | CONOCE TU SUELO PÉLVICO

Por sus manos pasan cientos de mujeres y asegura que tras el parto, toda mujer debe acudir a un profesional para examinar el estado de su suelo pélvico aunque no tenga síntomas. Hoy hablamos con Poline Jiménez, una fisioterapeuta de suelo pélvico, que aboga por la concienciación y la prevención para evitar que se debiliten los músculos de nuestra vagina.

A veces esta zona del cuerpo se convierte en una gran desconocida, ¿sabes que estos músculos también se contracturan? ¿y que los orgasmos son fuente de salud para nuestro suelo pélvico? Estas curiosidades y muchas más, durante la hora que hablamos con esta malagueña.

No te pierdas sus recomendaciones y consejos al final del artículo y el vídeo sobre una de sus charlas. 

¿Qué es el suelo pélvico?

La palabra suelo evoca algo rígido, firme, inmóvil. A mí me gusta más hablar de fondo pélvico. El fondo pélvico hace más referencia a la zona que le da fondo a la cavidad abdominal, lo que sujeta todas nuestras vísceras. No es sólo la vagina, también el útero, la vejiga y el recto. Es una estructura músculo ligamentosa que está sosteniendo todo el peso de nuestro tronco. No es inmóvil, ni rígida, sino todo lo contrario. En la mujer, responde a muchos cambios, según el ciclo menstrual, el nivel de excitación o si estás o no embarazada, por ejemplo. Es una estructura viva. Es verdad que está en el fondo y por eso lo llaman suelo.

¿Por qué es necesario fortalecerlo?

La evolución nunca fue perfecta y cuando pasamos de ser cuadrúpedos a la posición bípeda nos encontramos con el problema. Cuando éramos cuadrúpedos el suelo o fondo pélvico no era un fondo, era una pared, no tenía que sostener el peso del cuerpo, pero al volvernos bípedos apareció el dilema. Además en la mujer, al tener la capacidad de gestar bebés, la biología tiene que buscar un sistema que pueda contener al bebé, los líquidos y la placenta durante nueve meses. Tiene que sostener todo este peso y al mismo tiempo dar paso a la vida. Los hombres también tienen suelo pélvico, pero las mujeres con la gestación, los partos y la menopausia (que yo prefiero llamar plenipausia) somos más propensas a que se debilite en el futuro.

 

El suelo pélvico difícilmente vuelve a ser el mismo después de un parto. Se dilata y se distiende muchísimo y, por norma general, hay que darle una ayudita para que ese elástico vuelva a coger su tensión inicial

 

¿Qué síntomas indican que tenemos debilidad en esa zona?

El síntoma más frecuente es la incontinencia. Hay varios tipos: urinaria, de gases y de heces. Éstas últimas son menos habituales de forma espontánea y suelen estar más asociadas a shock post traumáticos o a múltiples partos. Sin embargo, la incontinencia urinaria sí se puede dar en mujeres que no han pasado por un parto. Otro síntoma importante son los prolapsos. Es lo que comúnmente se conoce como el descuelgue de algún órgano. En este caso lo que ocurre es que la vejiga, el útero o el recto se distienden. También, si no puedo retener unas bolas chinas o la copa menstrual, esto nos está indicando que tengo una debilidad. No solo hablamos de síntomas de función, sino que también entendemos que el suelo pélvico tiene una función sexual. Muchas mujeres sufren de dolor en el coito o molestias durante la penetración y esto nos está indicando que hay algo que no está funcionando correctamente. 

¿Cómo cambia nuestro suelo pélvico tras el parto?

Muchísimo. El suelo pélvico difícilmente vuelve a ser el mismo después de un parto. Se dilata y se distiende muchísimo y, por norma general, hay que darle una ayudita para que ese elástico vuelva a coger su tensión inicial. Incluso hay mujeres a las que después del parto les cuesta más trabajo alcanzar el orgasmo o sentir placer durante el coito porque la vagina está demasiada holgada. Aunque los síntomas como tal puedan aparecer a largo plazo, en el caso de las mujeres que han tenido partos es más habitual la incontinencia.

¿Toda mujer que ha sufrido un parto debe acudir al fisio?

A los tres meses postparto, yo recomiendo acudir a un especialista de suelo pélvico, tengas o no síntomas. Y digo a los tres meses porque normalmente es cuando se han retirado ya todas las hormonas del embarazo que hacen que los tejidos estén más lapsos y es cuando podemos tener una visión más real de cómo es su estado. Hay personas que necesitan ir antes porque realmente están teniendo un problema grave de incontinencia fecal o algo que realmente es tedioso y necesitan atención. Todo depende del tipo de parto. No es que el parto sea lesivo en sí, pero hoy en día muchas mujeres tienen dificultades en dilatar y al final tienen que intervenir, hay que meter forceps, cortar o anestesiar, ya no tienen la sensación del control del pujo. Todo esto es lo que al final puede derivar en una lesión del fondo pélvico.

Además del parto, ¿qué otros factores de riesgo existen para nuestro suelo pélvico?

Los deportes de alto impacto como el aerobic o correr, y los hiperpresivos en los que hay que hacer mucha fuerza, como hacer pesas, no son aconsejables, pero se pueden hacer con un buen adiestramiento para aprender a manejar las fuerzas del cuerpo. En estos casos podemos utilizar las bolas chinas mientras los practicamos para proteger. Las personas que tienen rinitis, dificultades respiratorias, bronquitis, afecciones de garganta frecuentes, o en definitiva, que tosen o estornudan mucho, son más propensas a tener problemas de fondo pélvico porque esos golpes de tos y estornudos bombean muy fuerte contra esa zona y también van debilitando nuestra musculatura. Para las personas que padecen estreñimiento, a veces ir al baño es un micro parto y uno tras otro, puede generar una lesión. Es recomendable saber manejar las presiones internas a la hora de defecar, no empujar en exceso para que no se dañen los tejidos. El sobrepeso tampoco es conveniente. Si tienes kilos de más, el suelo pélvico los tiene que sostener. Aguantar la orina también es algo realmente dañino. El fondo pélvico es muy sensible a los cambios hormonales, por eso con la plenipausia también pueden aparecer problemas.

 

Aunque los síntomas como tal puedan aparecer a largo plazo, en el caso de las mujeres que han tenido partos es más habitual la incontinencia.

 

¿En qué grado puede afectar todo esto?

Depende del diagnóstico y del estado de la musculatura en cada caso. En el fondo pélvico hay dos conceptos importantes que hay que entender. Uno es el tono y otro es la fuerza. El tono hace referencia al estado de dureza de tu musculatura en estado de reposo, en relajación. Mientras que la fuerza hace referencia a la dureza de tus músculos cuando tú, a voluntad, aprietas. Hay mujeres que tienen el tono débil y sin embargo la fuerza la conservan bien, o viceversa; o que tono y fuerza tienen un grado de debilidad o ambos están bien. Todas las combinaciones pueden darse. Por eso es tan importante un estudio previo para hacer una valoración y en función de ella proponer una serie de pautas o tratamientos para ayudar a fortalecer estos músculos.

¿De qué tipo de pautas o tratamientos estamos hablando?

Por ejemplo, las bolas chinas trabajan el tono para prevención o mantenimiento. El procedimiento es colocarlas tres veces por semana, nunca superando la hora. En cambio, si tienes un problema de fuerza se trabaja más con los Ejercicios Kegel que consisten en la contracción del suelo pélvico. También utilizamos los vibradores, que trabajan el tono pero en este caso ya se utilizan como tratamiento. El vibrador tiene una doble cara. La parte positiva es que estimula toda la musculatura de forma rápida e incluso te puede llevar muy fácilmente al orgasmo, pero a veces eso tiene un efecto de enganche. Los vibradores los recomiendo sobre todo si hay una disfunción, de lo contrario prefiero las bolas chinas, que son más suaves. La terapia manual también es muy importante por ejemplo en los casos en los que hay problemas con las cicatrices postparto, ya sean de cesárea como las de episiotomía. A veces falta flexibilidad en esos músculos.

Cuando se tiene algún tipo de lesión ¿se tarda mucho en recuperar esta zona?

Normalmente, si está tocado de verdad seis u ocho meses no te los quita nadie. Si tienes un poco de debilidad, en tres meses puedes empezar a recuperarte. Esto es como el que va al gimnasio y quiere definir su musculatura, tiene que ir un tiempo. Los tratamientos son largos, esto es una de las partes más difíciles a la que nos tenemos que enfrentar. Hay que motivar a la mujer para que no lo deje, que vea que es importante y hay que concienciar que es salud.

¿Estos músculos también se contracturan?

Un músculo para que esté sano tiene que tener varias cualidades: fuerza, que es la capacidad de apretar; resistencia, que se trata de cuánto tiempo puede mantener esa tensión muscular; fatigabilidad, es decir cuántas veces seguidas puede hacer esa misma contracción llegando al mismo resultado sin fatigarse; y otra es la flexibilidad. Hay que velar por estos cuatro conceptos. Es como cuando vas al gimnasio. Tú quieres que tus músculos sean fuertes pero también que sean flexibles porque si no se genera una rigidez y a veces esa rigidez es la que después produce dolor. Estamos hablando de unos músculos que también se pueden contracturan, lo que pasa es que las contracturas de los músculos del suelo pélvico no duelen.

¿A qué edad debemos empezar a preocuparnos por nuestro fondo pélvico?

Yo a mi hija de siete años ya le voy poniendo el espejo y le voy mostrando que ahí existe una zona que tiene nombre. Es algo progresivo. Yo recomendaría que ya en la adolescencia y en la juventud, las mujeres se fueran acercando a preguntar sus dudas y a familiarizarse con esa zona. Es salud.

 

Tras la charla, aquí os dejamos algunos hábitos o trucos para cuidar nuestros músculos vaginales:

Hábitos que nos ayudan a prevenir lesiones en nuestro suelo pélvico

1. Utilizar un banquito siempre que vayas al baño: tengas o no estreñimiento, esto te permitirá tener las rodillas más altas que las caderas.

2. Hacer Ejercicios Kegel: como mantenimiento unas tres veces por semana. Nunca sobrepasando los cinco minutos de ejercicios porque los músculos del fondo pélvico son muy pequeños y se cansan con mucha facilidad. Si te pasas te puedes contracturar, así que interesa hacerlos en pequeñas dosis. Unas tres veces por semana durante cinco minutos. En la próxima entrada de nuestro blog ampliaremos más información sobre estos tipos de ejercicios.

3. Puedes utilizar las bolas chinas: siempre y cuando no se te caigan o notes molestia. Por ejemplo las puedes utilizar mientras limpias la casa para favorecer el tono pélvico. Nunca más de una hora seguida. Empieza a utilizarlas progresivamente. El primer día, cinco o diez minutos y vas aumentando hasta llegar a la hora. Si practicas deportes de impacto o hiperpresivos conviene que las uses durante esa actividad para proteger el tono.

4. Cuando sientas un estornudo o tos: ten el reflejo de contraer los músculos de tu vagina mientras metes el abdomen hacia dentro para frenar la fuerza que propicia el estornudo o la tos.

5. No te aguantes cuando tengas ganas de hacer pis: es algo realmente dañino y no lo sabemos. En este sentido, las mujeres tenemos un patrón de aguante que lo que hace es debilitar los músculos por sobreesfuerzo y cansancio. Debemos ir al baño cada tres horas. Lo ideal es tener seis micciones al día, bebiendo litro y medio o dos litros de agua que es lo aconsejable. Tampoco es bueno ir cada 20 minutos, eso también nos puede estar indicando que existe una disfunción.

6. Evita el sobrepeso: una buena alimentación sana y equilibrada y un peso correcto también previenen que en un futuro tengamos problemas de incontinencia. Si tienes kilos de más, el suelo pélvico los tiene que sostener.

7. Poline Jiménez recomienda a sus pacientes tener orgasmos: así que ya sabes… ten muchos orgasmos, son fuente de salud para el fondo pélvico. Contraen el 100% de las fibras musculares, las del tono y las de la fuerza de forma natural, y mantienen el estado saludable de nuestro fondo pélvico. Cuantos más orgasmos, tengamos o no pareja y tengamos o no tiempo, mejor para nuestro fondo pélvico.

LACTANCIA MATERNA, PILAR DE VIDA

Blog: beneficios de la LACTANCIA MATERNA

“Lactancia materna, pilar de vida”. No se me ocurren mejores palabras para promover el amamantamiento con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que cada año se desarrolla del 1 al 7 de agosto en todo el mundo y durante la primera semana de octubre en Europa. Instaurada por la Organización mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, esta fecha tiene como objetivo proteger, fomentar y apoyar la lactancia materna por la larga lista de beneficios que aporta a la salud tanto de la madre como del bebé.

Por eso este año la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) ha querido hacer hincapié en este aspecto al considerar que la lactancia materna es una solución universal que nivela, garantizando un comienzo justo en la vida para el ser humano. Mejora la salud, el bienestar y las oportunidades de supervivencia de las mujeres, niños y niñas en todo el mundo.

Tal y como defiende UNICEF, la lactancia materna óptima de los lactantes menores de dos años tiene más repercusiones potenciales sobre la supervivencia de los niños que cualquier otra intervención preventiva, ya que puede evitar 1,4 millones de muertes de niños menores de cinco años en el mundo en desarrollo (The Lancet, 2008). Incluso algunos estudios demuestran que amamantar a los bebés durante la primera hora de nacimiento puede prevenir el 22% de las muertes neonatales.

Los niños amamantados tienen por lo menos seis veces más posibilidades de supervivencia en los primeros meses que los no amamantados. Además, la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) destaca que la lactancia materna ayuda a prevenir la malnutrición, garantiza la seguridad alimentaria y nutricional de bebés y niños y, por lo tanto, ayuda a las personas y a las naciones a romper el ciclo del hambre y la pobreza.

La lactancia materna es, por lo tanto, un pilar fundamental de la vida. Proteger, promover y apoyar la lactancia materna es vital para lograr un mundo más sostenible.

 

Objetivos de la campaña para 2018

          1. Prevenir la malnutrición en todas sus formas

La malnutrición se refiere tanto a la desnutrición como al sobrepeso y las enfermedades no transmisibles asociadas. Se destacan así los efectos positivos permanentes de una lactancia óptima sobre la salud:

Efectos positivos para la madre: ayuda con el espaciamiento entre los nacimientos, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario y disminuye el riesgo de padecer hipertensión.

Efectos positivos para el bebé: combate las enfermedades infecciosas, disminuye la incidencia y gravedad de la diarrea, disminuye las infecciones respiratorias y otitis media aguda, previene la caries dental y aumenta la inteligencia.

          2. Garantizar la seguridad alimentaria y nutricional incluso en tiempos de crisis

La seguridad alimentaria y nutricional significa el acceso a los alimentos para todas las personas en todo momento. De este modo, se destacan los siguientes beneficios de la lactancia materna para lograr una alimentación óptima para el bebé, según las recomendaciones de UNICEF y la OMS:

  • La iniciación temprana de la lactancia materna dentro de la primera hora después del nacimiento.
  • Lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.
  • La lactancia materna continuada hasta los 2 años de edad o más, con la incorporación de alimentos (sólidos) complementarios nutricionalmente adecuados y seguros a partir de los 6 meses.

         

       3. Romper el ciclo de la pobreza

La pobreza se ve afectada por factores como el hambre y la desnutrición. El hambre empuja a las familias pobres hacia una espiral descendente y les impide salir de este círculo.

En este sentido, desde la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) se destacan los costes económicos y ambientales de no dar lactancia materna, afectando a la sociedad en su totalidad de las siguientes maneras:

  • Los bebés que no son amamantados tienen un Coeficiente Intelectual más bajo, lo que reduce sus posibilidades de alcanzar una buena educación, lo que a su vez conlleva a que cuando crezcan sus ingresos sean menores.
  • Las bajas tasas de lactancia materna contribuyen a un aumento en la probabilidad de que el bebé contraiga enfermedades, lo que conlleva a mayores gastos en atención médica y tratamientos.
  • La producción, el envasado, el almacenamiento, la distribución y la preparación de las fórmulas infantiles contribuyen al daño medioambiental.

Dale teta hasta que lo consideres necesario

Así que si estás dudando y no sabes si haces bien o no al darle teta a tu bebé porque algunos te dicen que ya es mayor o que lo vuestro es vicio, no te preocupes. Sigue tu instinto y continúa haciéndolo todo el tiempo que consideres necesario para ti y tu bebé. Porque la leche materna además de ser el alimento más completo para tu bebé y contener más de 3 millones de células inmunitarias, favorece un crecimiento protegido, inteligente, despierto y lleno de vida al fortalecer los lazos afectivos entre ambos.

Pero a pesar de que está demostrado que es la mejor forma de alimentar a tu bebé, aún existen muchos mitos que es necesario desmentir.

Aquí os dejamos algunas creencias FALSAS sobre la lactancia materna:

   1. Hay madres que no producen suficiente leche: es prácticamente imposible que una madre no tenga la capacidad de producir leche. El bebé, al igual que cualquier cría mamífera, controla la cantidad de leche que debe producir su madre. Hay que respetar la demanda del bebé, es decir dejarlo que tome todas las veces que lo necesite, asegurando una correcta posición al pecho.

   2. La madre que amamanta debe tener una dieta especial y restringir ciertos alimentos: si bien es cierto que una determinada alimentación puede influir en el sabor y color de la leche, el bebé amamantado se habitúa sin ningún problema a alimentarse con leche de distintos sabores. Posiblemente esto favorecerá que se acostumbre a la variedad de su comida cuando sea más mayor.

No obstante, el consumo de sustancias que contengan cafeína o bromocriptina, como café, té, o chocolates, no están contraindicadas, pero deben consumirse de forma moderada.

   3. Los bebés amamantados no duermen bien durante las noches: que los bebés duerman solos toda la noche es algo que difiere de las necesidades nutricionales y psicológicas de los niños. Los bebés crecen a un ritmo acelerado y, en la mayoría de los casos, el 25% de su consumo de leche se produce durante la noche. Debido a su corta edad tienen un sueño superficial, que es un mecanismo protector de su sueño. A medida que el bebé crece, se irá adaptando a la vida y no necesitará despertarse tan a menudo.

   4. Algunas mujeres producen leche de mala calidad y por eso el bebé no aumenta bien de peso: es una creencia totalmente falsa ya que las células que se encargan de fabricar la leche se las arreglan para extraer de las reservas maternas todo lo necesario para que no le falte de nada al bebé. En la mayoría de casos de bajo peso, la causa puede deberse a un consumo insuficiente de leche materna o bien a otro tipo de problemas.

   5. Una mujer tiene que beber leche para producir leche: ningún mamífero necesita tomar leche para producirla. Una dieta saludable rica en verduras, frutas, cereales y proteínas es todo lo que una madre necesita para nutrirse y producir leche. No conviene aumentar el consumo de lácteos más allá del habitual.

   6. La baja producción de leche se hereda: la producción de leche no tiene nada que ver con la fortuna o la herencia sino más bien con la frecuencia con la que se da de mamar al niño y con la posición al hacerlo.

   7. Dar el pecho a demanda genera niños dependientes: el pecho a demanda es una necesidad de los bebés. Es normal que el bebé tenga una relación de dependencia con su madre, aún es inmaduro desde el punto de vista fisiológico y psicológico. Las necesidades del bebé son muy intensas al principio, pero van disminuyendo con el tiempo.

 

En Árbol de Amor creemos y sentimos que la lactancia materna es fuente de vida y por lo tanto, el lazo de unión más especial entre tú y tu bebé que acaba de llegar. Por eso todas nuestras prendas están diseñadas con un mimo especial para que los dos os sintáis cómodos y libres disfrutando de la lactancia.

Celebramos contigo la Semana Mundial de la Lactancia Materna: en todos los pedidos del 1 al 7 de Octubre regalamos dos Discos de Lactancia de algodón orgánico reutilizables y además participa en el sorteo de una camiseta de lactancia. Descubre cómo participar aquí.

 

 

 

Fuentes consultadas:

www.worldbreastfeedingweek.org/

www.unicef.org/

www.inatal.org/

NUEVA COLECCIÓN OTOÑO – INVIERNO 2018/19

En Árbol de Amor ya tenemos lista la nueva colección de ropa premamá, lactancia y porteo para este Otoño – Invierno 2018/19. Como cada año trabajamos con mimo y dedicación para ofrecerte un NUEVO CATÁLOGO de prendas que convertirán la llegada del frío en una explosión de color y diseño para que puedas seguir estando guapa durante los meses de embarazo y continúes haciéndolo en la lactancia.

Seis meses de bocetos, pruebas, ajustes… cada temporada es única y da vida a prendas también únicas, imaginadas y creadas con un único objetivo: hacerte la vida más fácil durante los meses de embarazo y también en la lactancia, sin renunciar a seguir igual de guapa.

Lo más importante en cada una de nuestras prendas eres tú y por fin podemos darte todos los detalles de nuestras propuestas para que puedas dar el pecho en cualquier momento y lugar sin tener que hacer maniobras imposibles, sentirte observada, ni pasar frío.

Te adelantamos que en esta nueva temporada apostamos por colores básicos en blanco y negro, sin olvidarnos de rojos, verdes o turquesas y manteniendo una apuesta segura con el kaki, azul petróleo o burdeos que tanto gustan con la llegada del otoño. Nos encanta jugar con los estampados y las asimetrías y esperamos que esta nueva colección te guste tanto como a nosotras.

Muchos de nuestros modelos son prendas evolutivas porque puedes utilizarlas durante el embarazo, seguirlas usando en los meses de lactancia y también mucho tiempo después gracias a los tejidos de gran calidad que utilizamos.

 

Cómodos y prácticos sistemas de apertura

Todas las prendas de Árbol de Amor cuentan con cómodos y prácticos sistemas de apertura para que te sea más fácil dar el pecho a tu bebé. Son tan discretas que nadie diría que se trata de una prenda de lactancia. La mayoría de las prendas llevan el sistema de apertura clásica, sistema que tras muchas pruebas y errores finalmente hemos conseguido perfeccionar y por tanto hemos patentado, otras te permiten el acceso al pecho con prácticas cremalleras o botones.

Apertura Clásica - Ropa de Lactancia Árbol de Amor

Recuerda que puedes obtener la información de cada prenda en las pestañas adicionales donde puedes ver todos los detalles de cada prenda, sistema de apertura, tallaje y composición.

 

Vestidos de lactancia y premamá

Verte guapa en una época en la que tu cuerpo experimenta tantos cambios es algo primordial, por eso nos encanta crear vestidos que se adaptan a tu figura manteniendo el diseño y la calidad en los tejidos. Este año te presentamos ocho nuevos vestidos con los que además de estar radiante, estarás súper cómoda en los meses de embarazo y también después dando el pecho a tu bebé.

Nuestro Vestido Vera, disponible en negro y azul, es una apuesta segura para una ocasión especial por su diseño elegante de escote cruzado y atado por debajo del pecho. El acabado de su falda en un elegante volante le da un toque divertido y original.

El precioso cuello chimenea del Vestido Irina;  el estilo más casual y cálido del Vestido Claudia; el corte asimétrico del Modelo Munia; o el divertido estampado en azules del Vestido Carla, son otras de las novedades para este año.

Nuestro Vestido Nur juega con la elegancia del color negro y la pasión del rojo evocando un amanecer en medio de un divertido estampado de flores negras y blancas. Y si eres de las más atrevidas, te enamorarás del Modelo Frida, que con un diseño elegante y original juega con las formas asimétricas mezclando colores que se acoplan perfectamente. Apostamos por este juego de colores en blanco y negro con dos versiones: turquesa y gris oscuro.

Como última novedad para combatir el frío, la Túnica Eira, con una preciosa capucha y prácticos bolsillos. Es una de nuestras apuestas más versátiles ya que puedes combinarla con leggings o si eres de las más atrevidas, usarla directamente como vestido.

Esta temporada seguimos ofreciéndote además los clásicos que más os gustan como por ejemplo los vestidos Lily, Amelie, Katrin, Luana, Helga, Ingrid o Sagari.

Camisetas de lactancia y premamá

Este año te traemos además seis nuevas camisetas y tops de invierno de lactancia y algunas también se pueden usar durante el embarazo. Las cómodas y discretas aperturas te permiten tener rápido acceso al pecho para que tu bebé no se impaciente.

En la sección de camisetas y tops de invierno apostamos por el estilo, diseño y comodidad del Top Agnes, disponible en rojo y en negro; la comodidad de la Camiseta Bruna, ideal para mamás todoterreno y disponible en dos versiones: mostaza y verde militar o gris y negro. ¡Elige la que más te guste!    

Si lo que buscas es un estilo desenfadado, nuestra Camiseta Berta con un particular diseño bicolor en rojo y negro y fabricada en suave tejido de algodón, puede ser una buena opción. Pero si te va lo retro, con el Top Aneu no pasarás desapercibida este invierno.

Una de nuestras prendas más versátiles y fáciles de combinar: la Camiseta Nana. Aprovecha su versatilidad y elige entre una de nuestras dos combinaciones: blanco, gris claro y gris oscuro o si lo prefieres, blanco, mostaza y negro. Otra opción es nuestro Top Yoko que con su diversidad de texturas y su divertida capucha tendrás una prenda original y de estilo propio.

¡Plántale cara al frío! Seguimos ofreciéndote nuestras camisetas básicas de lactancia de manga larga y manga ¾ y el modelo de cuello alto, así como nuestra camiseta interior de lactancia. Todos los modelos, en una amplia variedad de colores para que puedas combinarlas fácilmente.

Abrigos de porteo

Además de nuestros ya clásicos abrigos de porteo que cada año gustan tanto, este año traemos otra novedad: el Abrigo Mirari. Un abrigo de calentito forro polar, amplio y cómodo, con puños y cuello de algodón elástico y un bonito bordado de flores para poner un toque de color al invierno.

Todos nuestros abrigos vienen con una pieza extraíble que se ajusta con cremalleras y que sirve tanto para porteo delantero como para porteo posterior.

 

Esta nueva temporada seguimos apostando por el Abrigo de Porteo Ayla para que tú y tu bebé no paséis frío. Y la Chaqueta Fiona, una prenda que gusta más cada año por su comodidad y original diseño, disponible en dos versiones: negro y verde.

Y como no podía ser de otra manera, una de nuestras prendas estrella en porteo: el Forro de porteo Jano. Además es unisex, por lo que los papis también pueden utilizarlo para llevar a su bebé

Y para combatir el frío además te ofrecemos una amplia gama de chaquetas y sudaderas de lactancia.

  

Cinto premamá

Una de las prendas más versátiles de esta temporada es, sin duda, nuestro Cinto Premamá. El complemento perfecto para combinar con vestidos o camisetas y convertirlos en ropa de embarazo. Disponible en 4 colores: azul, rojo, negro y mostaza.

Puedes seguir poniéndote esa ropa que tanto te gustaba antes de estar embarazada, utilizarlo como complemento de moda o simplemente para sujetar o lucir barriga. También te servirá de sujeción después del parto para sentir más protegida tu zona abdominal y ayudar a que tu cuerpo lentamente vuelva a su estado anterior. 

Anúdalo por delante, por detrás o a un lado, con sus cintas colgando o en forma de lazo. Pon en marcha tu imaginación y dale un toque diferente a tu ropa.

 

Pijamas y camisones de lactancia

En nuestra sección de pijamas y camisones de lactancia puedes encontrar modelos muy prácticos y calentitos para dormir plácidamente y tener un fácil acceso al pecho en las noches más frías. La comodidad en la cama es importante para ti y para tu bebé.

Están diseñados con bonitos estampados para que te sientas guapa a la vez que cómoda en casa o en el hospital

 

Esperamos que la Nueva Colección de ropa premamá, lactancia y porteo 2018/19 que os hemos preparado os encante.

Recuerda que en nuestra sección de OUTLET puedes encontrar prendas de otras temporadas en liquidación a precios increíbles para que este invierno el precio no sea una excusa.

 

 

 

 

LA LLEGADA DEL SEGUNDO HIJO

Con la llegada del segundo hij@ la dedicación, las alegrías y el corazón se multiplican. ¿Recuerdas cómo te sentías la primera vez que ibas a ser madre? En realidad, esa combinación entre el nudo y las mariposas en tu estómago es una de las experiencias más mágicas para cualquier mujer.

El reto de convertirte en madre tiene esa mezcla de sensaciones que te hacen estar en la más absoluta felicidad mientras te debates entre los miedos y los temores de la primera vez. Así que si has decidido aumentar la familia e ir a por el segundo, ya has recorrido parte del camino. 

Será una experiencia igualmente maravillosa e incluso seguirán muchos miedos infundados. Cada parto es diferente, cada niñ@ es diferente y hasta tú eres diferente. Sin embargo te das cuenta de que no es necesario tener el armario lleno de ropita para el bebé, que no tienes que ser la madre perfecta y te haces más práctica.

Aprendes que el amor no se reparte, se comparte

Con la llegada de tu segundo hijo aprendes. Aprendes que el amor no se reparte, se comparte. Aprendes que el corazón no se divide, se multiplica. Y aprendes que le estás dando a tu hij@ el mejor regalo que puedes hacerle, un herman@ con el que podrá compartir el resto de su vida. Alguien que le aportará la tranquilidad y complicidad que solo la sangre da, cuando esos valores se trabajan desde y para el corazón.

Por eso es importante tener en cuenta varios factores para preparar al hermano mayor ante la llegada del nuevo bebé y respetar su periodo de adaptación.  Los celos son un sentimiento habitual, normal y hasta positivo en l@s niñ@s, siempre y cuando los vivan de un modo razonable. Así que no te preocupes, indican que tu pequeñ@ ha desarrollado un sentimiento de “apego” que le permite amar y ser amad@.

 Se trata de una situación nueva para él o ella. Ya no es el centro de atención. No sólo tiene que compartir espacio, juguetes y mimos con el nuevo bebé, sino que además percibe que todo tu tiempo ya no es para él. Y como es lógico, esto no es fácil de digerir cuando apenas llegas a los cinco años, por ejemplo. Por eso, para evitar que lo pase mal es bueno ayudarle a entender la nueva situación.

 

Pequeños gestos que ayudarán al hermano mayor

L@s niñ@s tienden a resolver sus celos con normalidad cuando entienden que el amor de sus padres no desaparece sino que es compartido. Estos pequeños gestos en el día a día, le ayudarán a resolver su adaptación:

  1. Háblale de forma natural de la llegada del nuevo bebé.
  2. Permite que lo mire y toque con cuidado cuantas veces quiera. Y en caso de que sus muestras de cariño sean excesivas, corrígele con mucho cariño y de forma positiva.
  3. Pasa todos los días un ratito en exclusiva con él para que siga sintiendo tu cercanía.
  4. Ayúdale a expresar los sentimientos que le despierta esta nueva situación y hazle sentirse comprendido.
  5. Hazle sentir útil participando, en la medida de sus posibilidades, en el cuidado del bebé. Sin embargo, hay que evitar que considere esa ayuda como obligación. Debe sentirse feliz cuando realice esas pequeñas tareas.
  6. Evita situaciones de estrés para él durante el periodo de aceptación del nuevo miembro de la familia. No es buen momento para abandonar el pañal, cambiarle de cuarto o comenzar a ir a la guardería, por ejemplo.
  7. Sé cariñosa con ambos. A tu hij@ mayor no le beneficia que te excedas con los mimos hacia él ni que finjas desapego hacia el bebé. La serenidad y las muestras de afecto a los dos son las mejores herramientas para favorecer su proceso de adaptación al nuevo bebé.

Quiérete y déjate querer

Y ahora que ya hemos hablado de cómo cuidar a tu hij@ mayor para que no se sienta de menos con la llegada del recién nacido, es hora de cuidarte tú, de quererte y dejarte querer.

Cuando eres madre por primera vez tiendes a idealizar la maternidad, quieres ser la madre perfecta. Con la llegada del nuevo bebé, la perfección ya no es una prioridad y la realidad te ha demostrado que a pesar de los miedos y temores has sacado un ‘cum laude’ en la asignatura de ser mamá. Así que aprovéchate de tu experiencia, ya sabes qué quieres y qué no quieres.

Ahora eres más práctica. Quizá no sea tan importante que el nuevo bebé estrene tanta ropa, así que aprovecha la que tengas del primero.

Aunque no lo creas, has desarrollado súper poderes. Si la primera vez te parecía imposible encargarte de tu bebé durante las 24 horas del día, ahora te convertirás en una experta optimizando tu tiempo y cuidando a dos a la vez.

Con tu segundo hij@ todo irá más rápido. Y es que tener un herman@ mayor es una gran ventaja en todos los aspectos. Tu bebé tiene el mejor maestro que podría tener, su hermano mayor, y esto hace que esté más abierto al mundo.

Por eso, aunque dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, la maternidad es diferente. La llegada del segundo hij@ se vive con el mismo amor que la llegada del primero pero con la perspectiva y la experiencia de las noches en vela ya vividas.

Así que aprovéchalo. Disfruta de esta segunda maternidad, queriéndote y dándote momentos solo para ti. No pasa nada. Es hora de disfrutar y dejarte querer aceptando la ayuda de terceras personas.

El tiempo vuela y la maternidad es un viaje solo de ida. Aquí no hay simulacros. Así que lo mejor de esta segunda vez es que podrás centrarte en disfrutar de los dos, y no tanto en las preocupaciones. No tienes que ser perfecta, sólo quererlos y compartir tu corazón.

En menos de lo que piensas, tu segundo hij@ estará gateando.

 

 

 

VIAJAR CON NIÑOS: KIT DE IMPRESCINDIBLES EN LA MALETA DE TU BEBÉ

Blog: VIAJAR con niños

Si estás pensando en un viaje para disfrutar de las merecidas vacaciones de verano, no te preocupes, te ayudamos a hacer la maleta para viajar con niños y que no te olvides de todo lo necesario para tu bebé.

El calor ya está aquí y esta vez ha llegado para quedarse. ¡Ya era hora! Tenemos ganas de vacaciones, de sol, de naturaleza, de agua salada. Es hora de que te relajes y olvides por unos días las preocupaciones cotidianas. ¡El merecido descanso de la mamá guerrera! Sea cual sea tu plan, es hora de hacer la maleta. Sí, pero nos vamos de vacaciones, no es una mudanza. Así que no es necesario llevar la casa a cuestas cada vez que viajamos con niños.

Todo dependerá de si el viaje es en avión, en tren, en autobús o en coche propio. En este último caso te podrás extender un poco más pero conviene ir ligeros de equipaje, y esto cuando se trata de niños o bebés no es tan sencillo porque siempre pueden surgir imprevistos y quieres estar preparada. Recuerda que solo tienes dos manos y hacer el check in en el aeropuerto, por ejemplo, puede llevarte su tiempo, así que lo mejor será que vayamos lo más cómodos posible.

Así que la primera regla para viajar con tu bebé es sintetizar todo lo que puedas. Usando el sentido común, podrás priorizar y ver qué cosas son imprescindibles. No valen los ’y si’ y los ‘por si acaso’. Si te olvidas de algo siempre podrás adquirirlo en el destino de tus vacaciones en caso de que lo necesites.

Haz tu propia lista:

Un pequeño truco que te ayudará a tomar distancia y ver qué cosas son realmente necesarias en la maleta de tu bebé es hacer una lista con todo lo que consideres necesario. Así podrás ir descartando algunas cosas y será más sencillo acordarte de lo realmente imprescindible.

Te proponemos hacer la maleta pensando en las necesidades que normalmente tiene tu bebé. Así que vamos con nuestro particular kit de imprescindibles en el equipaje de tu peque.

Comodidad

Portabebés. Vais a pasar mucho tiempo disfrutando de la naturaleza y paseando, así que un portabebés es una genial idea para que tu peque se sienta cómodo y protegido. Puedes optar por una mochila o por uno de nuestros fulares portabebés, muy prácticos y con un bolsillo central para que puedas tener algunas cosas a mano. Así tendrás más libertad de movimientos a la vez que el contacto directo con tu bebé favorece el intercambio afectivo. El porteo es una práctica fantástica en cualquier época del año, así que si te decides por unas vacaciones más fresquitas en la montaña, siempre podrás llevarte una de nuestras chaquetas de porteo.

Cita: "...un portabebés es una genial idea que te permite libertad de movimiento. Y además, tu bebé se siente cómodo y protegido"

Hamaca plegable para disfrutar del aire libre. Una buena opción para que tu bebé pueda disfrutar del aire libre es una práctica hamaca plegable que sirve tanto para el descanso en casa como para cualquier viaje. Es un complemento de gran utilidad, sobre todo para los primeros meses de tu bebé. La hamaca es un gran aliado para darle de comer o incluso para que duerma la siesta. Fácil de llevar y plegar, ocupa un mínimo espacio.

Protección

Repelente y calmante antimosquitos, imprescindible. Siempre que se viaja con niños es importante llevar un repelente y calmante para protegerles de mosquitos y otros insectos. Recordemos que su delicada piel es un blanco fácil. El mercado ofrece una amplia variedad de formatos para proteger a los pequeños: toallitas, cremas, pulseras, loción o roll on.

Parasol para el coche. Si viajas en coche, en ocasiones el sol es demasiado molesto. Así que un parasol para el coche siempre viene bien y así protegerás a tu peque de posibles quemaduras.

Gorro y protector solar. Un gorro y crema solar de protección total son imprescindibles para proteger a tu bebé del sol, el calor y las altas temperaturas del verano.

Cita: "Un gorro y crema solar de protección total son imprescindibles"

Ropa

No metas todo el armario. Olvídate de llevar el armario de tu bebé en la maleta. Sintetiza con las prendas más cómodas, combinables y frescas. Ten en cuenta que sean prendas que se puedan lavar fácilmente en el cuarto de baño del hotel o en el camping.

Pañal bañador, dos en uno. No dejes de incluir en tu maleta un pañal bañador para que tu peque pueda jugar y chapotear en el agua a pesar de los imprevistos.

Aseo

Bolsa de aseo. En la bolsa de aseo de tu bebé, no olvides una pequeña esponja, tijeras y crema para el pañal. Si te falta algún detalle, siempre podrás comprarlo. Así que no te preocupes. Nos vamos de vacaciones, no hay que hacer un drama por un pequeño despiste.

Pañales. Haz un cálculo del número de pañales necesarios para el trayecto de ida y alguno de reserva (en caso de que no uses los reutilizables). El resto puedes comprarlo durante el viaje. Al igual que las toallitas, lleva solo las necesarias para unos días y mejor si no son de usar y tirar, así puedes lavarlas fácilmente y no tienes que cargar con paquetes innecesarios. Y no olvides tus pañuelos.

Muselina, una gran aliada. Ten siempre una muselina a mano.  Te servirá de comodín para cambiar a tu bebé, abrigarlo o protegerle del aire acondicionado, taparle durante la siesta o incluso te puede servir como parasol en el coche en caso de olvido. Es tan versátil que puedes usarla como almohada o mantita de juegos. 

Alimentación

Botella de agua, siempre a mano. En estos meses de calor lleva siempre contigo una botella de agua para poder mantener hidratado a tu bebé.

Comida. Lleva solo la comida necesaria para el viaje de ida. Con tanto calor, es imprescindible ir provista de una pequeña neverita con el agua para preparar el biberón y conservar los potitos. En caso de que el viaje sea en tren o en avión, el personal podrá echarte una mano para calentar la comida. 

Babero grande. Para la comida es importante que utilices un babero grande, ya sabes lo divertido que puede llegar a ser este momento.

Sillita de mesa. Cuando salimos de vacaciones, la hora y el lugar de la comida no es tan previsible como cuando estamos en casa. Una idea fantástica es llevar una trona o sillita de mesa para que tu bebé pueda comer con el resto de la familia y se sienta cómodo. Hay formatos muy prácticos que se acoplan en cualquier tipo de mesa. Elige una plegable para que puedas transportarla cómodamente y con respaldo alto y acolchado para que sea confortable.

Cita: "Para que tu peque se sienta como en casa, no olvides su juguete preferido"

Amor y mucha ternura

No pueden faltar en tu maleta dosis de amor y mucha ternura. Siento decirte que en caso de olvido, no podrás comprarlos cuando llegues a tu destino.

Y ahora sí … cierra la maleta con todo lo necesario para tu bebé y listo.

¡Felices vacaciones!

¡FELIZ DÍA DE LA MADRE!

Blog: Feliz DÍA DE LA MADRE

El Día de la Madre se celebra en todos los rincones del planeta. Da igual que hayas nacido en Nepal o en El Amazonas, en Nueva York o en África… el amor de una madre utiliza un lenguaje universal. Piensa en la tuya. ¿Qué palabras utilizarías para definirla? O mejor aún, ¿qué palabras te vienen a la mente cuando piensas en ella? Tierna, luchadora, apasionada, incondicional, arriesgada. Esta eres tú y esto es lo que verdaderamente implica ser madre. Y a veces es bonito recordarte lo importante que eres.

En la antigua Grecia ya se celebraba el Día de la Madre. Sí, hace más de 3.000 años, ya se festejaba este día en honor a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades. También los romanos adquirieron esta tradición y hacia la mitad del mes de marzo, durante tres días realizaban ofrendas a la diosa Hilaria en el Templo de Cibeles.

¿Sabías qué …?

1. Es el día que más se celebra en todo el mundo, después de Navidad y Pascua.

2. En la mayoría de los idiomas, la palabra madre empieza por la letra M.

3. Durante el primer año de vida de su bebé, una madre cambia más de 2.000 pañales.

4. Una mujer engorda durante el embarazo una media de 13 kilos.

5. En 1870, la poetisa y activista Julia Ward Howe, defensora de los derechos de las mujeres y la paz, escribió la Proclamación del Día de las Madres, una llamada a la paz y el desarme, y tres años más tarde, mujeres en 18 ciudades estadounidenses realizaron una reunión del Día de la Madre.

6. En la Inglaterra del siglo XII, se celebraba un día de similares características llamado El Domingo de las Madres.

7. En España, hasta 1965 se celebraba este día el 8 de diciembre, siguiendo con la tradición católica y su Fiesta de la Inmaculada Concepción.

8. Su origen, tal y como lo conocemos ahora, procede de la historia de Ana Jarvis, que tras la muerte de su madre, se decidió a recordarla y organizó un Día de la Madre que, poco a poco, se fue extendiendo por Estados Unidos.

9. Las mujeres del mundo tienen de media dos hijos. Una de cada 3 dan a luz a gemelos.

10. El miércoles es el día de la semana que más mujeres dan a luz en el mundo.

Muchas felicidades a todas las madres por cuidarnos, educarnos, ser enfermeras, rockeras y hacernos reir, soñar y vivir.