LA PRIMERA NAVIDAD DE TU BEBÉ

Su primera sonrisa, sus primeros pasos, su primer balbuceo… momentos especiales que quieres conservar en tu retina para siempre. Si estas son las primeras Navidades de tu bebé, ya tienes tu mejor regalo y seguro que querrás recordar estas fechas como algo inolvidable.

Se acercan días de celebraciones en compañía de familia y amigos, comidas, cenas, reuniones… pero este año somos uno más en la familia y es importante organizar estas fiestas de forma natural y garantizando el bienestar de tu bebé, respetando sus ritmos. Los días durante estas fiestas se vuelven frenéticos para todos, por lo que hay que intentar respetar sus tiempos en la medida de lo posible.

Por eso es importante tener en cuenta algunos detalles… todo es nuevo para él y también para ti. Aunque tu bebé tenga apenas unos meses y no pueda participar de una forma muy activa de la Navidad, hazle partícipe de la magia de esta fechas llenas de alegría e ilusión pero sin agobios que puedan desbordarle con tanta celebración.

Cenas y comidas familiares

Si tu bebé ha nacido hace poco, te agobiará pensar en los preparativos de la cena o la comida de Navidad. No obstante si compartes las tareas y preparativos con otros miembros de la familia, por ejemplo alguien puede encargarse de llevar el menú, celebrar esta reunión en tu casa puede ser una opción. No tendrás que cargar con la cuna, pañales o la ropita de cambio y sobre todo tu bebé no se sentirá desubicado. Sin embargo, esta opción también tiene sus inconvenientes, si tu bebé se irrita o tú te sientes cansada puede ser que la fiesta se alargue y no sea fácil echar a la gente de casa.

A veces la llegada del bebé sirve de excusa para festejar la cena de Navidad en casa de algún familiar. Además de ir a mesa puesta, si el pequeño se impacienta siempre puedes decir: “nos vamos que el bebé ya está nervioso”.

Cada uno debe valorar cuál es la mejor opción en su caso. A todas nos apetece compartir estos días con la familia y los amigos pero nunca a costa del bienestar de nuestro bebé.

No pasa nada porque tú bebé se vaya a dormir un poco más tarde de lo habitual, pero conviene no alterar demasiado su ciclo de sueño y evitar que vaya de brazo en brazo. Para nosotros esa noche es motivo de celebración pero ellos pueden percibirla con gran confusión.

Otra opción, en lugar de compartir la cena con familia y amigos podemos celebrar la Nochebuena durante la hora de la comida.

Días para compartir jugando

Y si tu pequeño ya tiene la edad suficiente para comenzar a disfrutar de algunos juegos y tener sus primeras experiencias con las manualidades, te proponemos algunas ideas:

Un Árbol de Navidad diferente

El Árbol de Navidad es una de las tradiciones más emblemáticas en la celebración de estas fechas. Así que si este año hay un bebé en casa ¿por qué no decorar el árbol de forma diferente? Una buena opción cuando hay bebés o niños pequeños en casa es adornarlo con figuras de fieltro ya que así evitaremos situaciones desagradables o sustos con las temidas bolas de Navidad y otros adornos que no son del todo adecuados cuando hay bebés cerca. Si hay hermanos mayores, esta opción te servirá además para hacerles partícipes en la decoración del árbol y disfrutar de una divertida tarde de manualidades.

Manualidades navideñas

Si te gustan las manualidades y eres de esas mamás que sacan tiempo para todo, te proponemos esta genial idea para fabricar los adornos navideños y hacer de estas fechas unos días de aprendizaje y creatividad en familia. Si tu bebé ya pasa del año, puedes fabricar pasta de sal casera. Su modelaje desarrolla la psicomotricidad y la creatividad de los pequeños y es una gran idea para fabricar los adornos navideños. Su fabricación es muy sencilla, tu peque puede aprender a modelar y tú puedes estar tranquila en caso de que se lleve la masa a la boca. Sólo necesitas 2 medidas de harina, 1 medida de agua tibia, 1 medida de sal común y 1 cucharada de aceite. Se trata de mezclar todas las medidas hasta formar una masa. Una vez tengamos la masa homogénea, la dividimos en porciones. Para conservarla, la envolvemos en papel film y la guardamos en la nevera. Sin tóxicos y totalmente apta para los más pequeños.

Foto vía hubpages

Ahora que ya te hemos explicado cómo fabricarla, es un material ideal para realizar todo tipo de adornos navideños para decorar el árbol. Además puedes personalizar estos adornos con la huella de la mano o el pie de tu bebé. Una forma original y divertida para ver su evolución año a año.

Fotos para hacer a tu bebé

No es de extrañar que antes de ser madre no te motivara la idea de hacerte fotos con tu bebé a todas horas y sin embargo ahora es algo que en ocasiones te cuesta evitar. No te preocupes, le pasa a muchas madres. Son las primeras Navidades de tu bebé y si además te estrenas en esto de ser madre… ¡qué te voy a contar! Así que si te apetece, inmortaliza esos momentos irrepetibles que te encantará volver a ver con el paso del tiempo. Puedes hacer fotos de familia divertidas para felicitar la Navidad a familiares y amigos.

En caso de que decidas capturar ese instante en el que tu bebé conoce al gordinflón más adorable o a los Reyes Magos, hazlo de forma progresiva y sólo si está tranquilo. Si ves que se inquieta demasiado ya tendrá tiempo de disfrutar de ellos otra Navidad.

 

Haz que su primera Navidad sea inolvidable y hazle partícipe de estas fiestas. Léele cuentos de Navidad, cántale villancicos, muéstrale el árbol, las luces… aunque sientas que no se entera de mucho, todo es tan llamativo que le ayudará a estimulan sus sentidos y es el momento de descubrir el espíritu mágico de la Navidad.

En Árbol de Amor os deseamos una Navidad inolvidable

Foto pasta de sal: Vía hubpages

 

LA PRIMERA NAVIDAD DE TU BEBÉ
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a new list