LA LECHE MATERNA Y SU PODER ANALGÉSICO

Alimento, cariño, atención, bálsamo, analgesia… Cuando le das el pecho a tu bebé no sólo lo estás alimentando sino que la leche materna tiene un efecto maravilloso de bálsamo ante cualquier situación de dolor o estrés. Esto no es nuevo, de hecho se conoce desde hace siglos y nuestras abuelas lo llevan haciendo toda la vida.

No sólo es el alimento más completo para tu bebé con más de 3 millones de células inmunitarias sino que además amamantar constituye una práctica esencial que refuerza la conexión entre madre e hijo y favorece el crecimiento protegido, inteligente, despierto y lleno de vida.

De hecho tanto Unicef como la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan la iniciación temprana de la lactancia materna dentro de la primera hora de vida del bebé, la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses y continuada hasta los 2 años de edad o más, con la incorporación de alimentos (sólidos) complementarios y seguros a partir de los 6 meses.

 

Los superpoderes de la teta

Lo sabemos: la leche materna tiene superpoderes. Uno de ellos es el analgésico. Así que ¿por qué no aprovechar el efecto de alivio que les proporciona ante situaciones de dolor o estrés? Cuando tu bebé está inquieto o por ejemplo ante un pequeño golpe que le causa un dolor leve, prueba a darle teta. Es la mejor analgesia, es el consuelo de mamá. Incluso a las madres que no pueden dar el pecho a su bebé por diferentes razones o que tienen baja producción de leche también se les aconseja dar teta. Así aunque el bebé se alimente con leche de fórmula sigue sintiendo ese apego que todo o casi todo lo cura.

De hecho en algunos centros de salud y hospitales se utiliza lo que se ha dado en llamar la “tetanalgesia” o dicho de otro modo, utilizar la teta como medida de analgesia no farmacológica. Consiste en aprovechar el efecto de alivio del dolor y de consuelo que tiene el amamantamiento cuando se realizan pruebas médicas dolorosas como la del talón en los recién nacidos o una extracción de sangre, por ejemplo.

Medicina sin efectos secundarios

La lactancia materna constituye una técnica sin efectos secundarios y que sólo tiene ventajas:

Para el bebé

La leche materna constituye un alivio inmediato del dolor. Además es el alimento más completo para tu bebé gracias a su composición rica en proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. Tiene propiedades antialérgicas y algunos estudios revelan que el amamantamiento durante más de cuatro meses protege contra algunas enfermedades que comienzan a edades tempranas.

Para la madre

Cuando das el pecho a tu bebé te conviertes en partícipe activa del alivio de su dolor o molestia. Tu leche sirve para calmar y aumenta tu capacidad para el cuidado y la lactancia natural.

De este modo se utiliza el amamantamiento como una forma cómoda y eficaz que aprovecha la succión, la ingestión de una sustancia dulce (como es la leche materna) y el abrazo, además de las sustancias con propiedades analgésicas que tiene la propia leche natural.

Contacto piel con piel

Otra de las prácticas más sanadoras que existen para un bebé es el método canguro o contacto piel con piel tras el parto.

Tal y como defiende la OMS, muchos son los beneficios de este contacto piel con piel tanto para el bebé como para la madre. En principio este método se usaba en casos de bebés prematuros o de bajo peso, pero hoy se recomienda para todo tipo de recién nacidos, independientemente del tipo de parto y de la edad de la madre, ya que contribuye al establecimiento del vínculo y la adaptación tras el nacimiento.

Se trata de colocar al bebé nada más nacer sobre el pecho de la madre, desnudo y en contacto directo piel con piel. En las dos primeras horas después de nacer, el bebé se encuentra en alerta tranquila, es lo que los expertos llaman el “periodo sensitivo”, que facilita el reconocimiento temprano del olor materno. 

Lo mejor es comenzar este contacto piel con piel en el hospital y mantenerlo durante los primeros meses una vez en casa. Una práctica que también tiene efectos de alivio para el bebé.

LA LECHE MATERNA Y SU PODER ANALGÉSICO
4.7 (93.33%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a new list