Entrevista | YOGA DURANTE EL EMBARAZO: LA CONEXIÓN PLENA CON TU BEBÉ

¿Sabías que practicar yoga durante el embarazo te conecta de una forma más consciente con tu nuevo cuerpo y con tu bebé? Así nos lo explica Mónica Gómez -Momo- profesora de yoga para embarazadas y tras el parto, que hoy nos cuenta los beneficios de esta práctica para ti y tu bebé.

Si te estás preguntando si puedes practicarlo no te pierdas esta entrevista porque más allá de una mera cuestión física, el yoga te ayuda a compartir con otras mujeres, a sentirse acompañada, escuchada y comprendida. En definitiva, es un momento de atención plena en el aquí y el ahora de tu embarazo.

Durante el embarazo nuestro cuerpo cambia sustancialmente ¿qué beneficios tiene practicar yoga durante este nuevo estado?

Practicar yoga durante los meses de embarazo sirve para abrir espacios y conectarte con tu respiración. Te conecta con tu bebé y contigo misma. Es un momento de atención plena en el aquí y el ahora que te conecta y te ayuda a estar más presente en el embarazo. Cuando estás embarazada los espacios se quedan cortos. Empieza a crecer un bebé dentro de ti y todo se tiene que recolocar porque todo se desplaza. También te ayuda a reducir molestias en la espalda, en las piernas, a desentumecer, estirar, abrir huecos. Es una manera de tomar conciencia de tu cuerpo para el futuro. Te ayuda a parar, a relajarte, a tomarte un momento de tranquilidad que es lo que al final te va a pedir tu bebé, parar y respirar.

El yoga es un momento de atención plena en el aquí y el ahora que te conecta y te ayuda a estar más presente en el embarazo.

¿Está contraindicado en algún caso?

Siempre se puede practicar excepto si existe algún tipo de riesgo y el médico te prescribe absoluto reposo. Se trata de un yoga muy light. El yoga para embarazadas es una práctica adaptada de las posturas de Hatha Yoga. Se usan bloques, cintas, sillas… cualquier objeto que sirva para adaptarnos a esta nueva situación, al cuidado del vientre y al ritmo de nuestra respiración.

¿A partir de qué mes de gestación se puede practicar?

Aunque se puede practicar desde el primer momento, se aconseja que se empiece a partir del tercer mes. Es pura cuestión de prevención porque a partir de esa fecha ya está implantado el embrión. Esto dependerá de cada escuela de yoga porque en realidad es una práctica tan ligera que se puede realizar desde el inicio.

¿Es necesaria algún tipo de preparación o condición física?

Lo puede practicar cualquier mujer aunque no haya hecho nada antes o no haya practicado ningún deporte. No importa la condición física ni es necesario tener un cuerpo deportivo.

¿Y qué beneficios tiene para el bebé?

Para el bebé tiene todos los beneficios que tiene para la mamá porque el bebé está en sintonía con la madre y está absorbiendo todo lo que ella siente. Si la mamá está relajada, el bebé está relajado y si la mamá está estresada, el bebé está estresado. Todo lo que sea bueno para ella es bueno para el bebé. Y esto es lo que ocurre con el yoga. Cuando tú abres espacios en el cuerpo, estás más cómoda y te sientes mejor. Si tú estás bien, el bebé está bien.

Dicen que el yoga es de los mejores ejercicios durante el embarazo incluso más beneficioso que caminar ¿es cierto?

El mejor ejercicio es el que a ti en concreto te haga sentir bien. Si te gusta pasear, pasea o si llevas toda tu vida siendo atleta, eres corredora y te apasiona, no dejes de hacerlo por estar embarazada. Es evidente que cuando ya tienes un volumen y no puedes usar tus rectos abdominales, no puedes hacer cosas que requieren de esos músculos, por ejemplo no puedes levantar peso. Pero en mi opinión el yoga es un ejercicio recomendable para cualquier estado.

¿El yoga puede sustituir a las clases de preparación al parto?

No, no tiene nada que ver. La preparación al parto te prepara para el parto, la matrona tiene los conocimientos para ello y la profesora de yoga no, es una ayuda física. A veces sí que hablamos y tratamos posturas que te pueden ayudar a liberar el dolor, pero sólo se trata de consejos o técnicas que pueden ser un recurso, nunca una preparación al parto.

Lo bueno que tienen las clases de yoga es que acuden mujeres que ya han parido y otras que no y se genera un vínculo, un diálogo y se comparten experiencias.

¿Qué les dirías a las mujeres que piensan que es peligroso?

Que estén tranquilas, no es nada peligroso porque son posturas adaptadas completamente a la fisionomía del momento de la mujer y a cualquier etapa del embarazo, no requieren de una preparación física. El ritmo cardiaco también se cuida mucho porque no debe elevarse. No es una práctica exigente a nivel cardiovascular. No hay ningún peligro. Además cada mujer tiene plena libertad para no realizar posturas o ejercicios con los que no se sienta cómoda. Es una escucha al cuerpo. Puedes salir de la postura cuando quieras y se pueden variar. La profesora está para asistir y para ayudar. No hay que tener ningún miedo.

Son posturas adaptadas completamente a la fisionomía del momento de la mujer y a cualquier etapa del embarazo, no requieren de una preparación física.

¿Ayuda emocionalmente o en los procesos depresivos?

Emocionalmente te ayuda a compartir temores, vivencias y a socializar con otras embarazadas. En el embarazo y en el postparto hay mucha necesidad de compartir. En el caso de la depresión postparto, además de las hormonas y no dormir, una de las cosas que más influye es no sentirse buena mamá. Crees que todo el mundo lo hace mejor que tú y todos te dicen como tienes que hacer las cosas. En general hay más crítica que apoyo y escucha. Hay muchas mujeres que en las clases se derrumban porque están agotadas y hormonalmente revueltas y no reciben un apoyo y una escucha. No necesitas que te arreglen la vida sino simplemente que te escuchen. Y esto es lo que encuentran en las clases de yoga.

Emocionalmente te ayuda a compartir temores, vivencias y a socializar con otras embarazadas. En el embarazo y en el postparto hay mucha necesidad de compartir.

Y una vez que has dado a luz ¿cuándo se pueden retomar las clases de yoga?

Lo recomendable es a partir de los tres meses. Si pasada la cuarentena, te han dado el alta y tú te sientes bien, puedes retomar con un yoga de postparto de nivel básico.

De hecho yo recomiendo que aunque no hayan pasado tres meses, si la casa se te cae encima y te apetece hacer algo puedes ir a clases de yoga o a grupos de lactancia para compartir tu tiempo y vivencias con otras mamás que están en tu misma situación. Lo más importante en la maternidad es sentirse acompañada, escuchada y comprendida.

Existe la creencia de que practicar yoga durante el embarazo disminuye los dolores de parto o el riesgo de cesárea ¿qué hay de cierto?

En mi opinión no está relacionado. Los dolores del parto son los dolores del parto y hay que pasarlos y tampoco disminuye el riesgo de una cesárea. En lo que sí te puede ayudar es estar más relajada y tranquila y realizar una buena respiración durante el parto, es decir tener una conciencia de respiración y no dejarte ir con el dolor. Sobre todo te ayuda a tener recursos y tú ya decides cuales quieres usar y cuáles no. Los dolores no te los quita nadie y tampoco te va a ayudar a cambiar de postura al bebé ni a que no exista una cesárea.

Valóranos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a new list