Entrevista | «ACOMPAÑAR UN PARTO EN CASA ES EL MEJOR REGALO»

Remedios Vázquez Ibarra lleva ocho años acompañando partos en casa, todo un privilegio que le colma de felicidad. Y no es para menos cuando sientes que tus manos, tu alma y tu corazón son testigos de cómo se inicia la vida. Por sus manos han pasado más de 70 mujeres que han visto cumplido su deseo.

Defensora a ultranza de esta práctica natural, siempre que la mujer lo decida y las condiciones así lo permitan, compagina estos maravillosos momentos con su profesión como matrona en dos centros de salud de la Sanidad Pública en la zona de Montánchez, en Cáceres.

La vida le ha dado una de cal y otra de arena. Cumplió su sueño de parir en casa a su primera hija hace 14 años y la segunda llegó tres años después por una cesárea necesaria. ¿Quién mejor que ella para hablarnos de cómo parir en casa?

 

Madre, matrona en la Sanidad Pública y desde hace ocho años también acompañas partos en casa… ¿cómo surgió la idea? 

Siempre he defendido el nacimiento natural y los partos fisiológicos y tuve el parto de mi primera hija en casa. Esta experiencia fue el empujón que necesitaba para decidirme a acompañar partos de mujeres en su hogar. Me hacía muy feliz ser testigo de ese momento en el que las mujeres son las que deciden cómo dar a luz y respetar sus tiempos y los de su bebé. En Extremadura no había nadie que acompañara partos en casa y nos unimos una compañera y yo. Desde entonces acompañamos juntas partos en Extremadura.

El parto de mi primera hija en casa fue el empujón que necesitaba para decidirme a acompañar partos de mujeres en su hogar.

 

Pariste a tu primera hija en casa ¿cómo describirías ese momento?

Es un momento muy especial. Nadie te controla. Pares en tu hogar, con tus cosas, tus olores, tus muebles, tu ambiente, tu energía. Cuando una mujer está segura y no existe ningún problema ni alteración que pueda dificultar tener un parto fisiológico y natural y además tienes a alguien que te apoya y te acompaña, es perfecto. Es importante estar empoderada y sentirse segura. En mi caso fue una experiencia preciosa porque el tiempo que necesité fue el que emplearon.

¿Qué fue lo más bonito?

Lo más bonito fue que pude tener libertad de movimientos. Hacer lo que yo realmente deseaba, estar desnuda, moverme por mi casa en distintas posiciones y no estar sometida al control de un hospital. Es genial poder tener intimidad y poder tener la posición que tu cuerpo te pide… una luz tenue, silencio y por supuesto, una energía especial con la persona que tú eliges. Estar en calma y seguir el ritmo de tu cuerpo y tu bebé.

Pero no siempre es posible…

Así es. Mi segunda hija nació por cesárea necesaria. Como matrona también tenía que vivir esto. Siempre he defendido el parto en casa y acompaño partos en casa pero la vida me puso en esa situación para mostrarme que no siempre es posible. En mi caso fue necesaria y hay situaciones en las que es necesaria la cesárea. Hay muchas que no lo son, otras sí.

¿Qué condiciones deben darse para poder tener un parto en casa?

Nosotros tenemos un código de buenas prácticas aprobado desde la asociación Nacer en Casa de la que formamos parte y todos los profesionales nos acogemos a este código de buenas prácticas. Deben cumplirse algunas condiciones. Lo primero de todo es que la madre esté sana y no tenga ninguna patología que pueda interferir en el proceso normal fisiológico del parto. También es necesario que su embarazo haya sido controlado. No se puede llevar a cabo en casa un parto gemelar y el bebé debe estar colocado de cabeza, así que tampoco se pueden asistir los partos podálicos en casa. Otro de los requisitos es que la distancia en coche desde el hogar hasta el hospital más cercano no supere los 20 ó 30 minutos.

Deben cumplirse algunas condiciones. Lo primero de todo es que la madre esté sana y no tenga ninguna patología que pueda interferir en el proceso normal fisiológico del parto.

 

¿Y emocionalmente?

Desde el punto de vista emocional es muy importante que exista feeling y buena energía entre la matrona o matrón y la pareja que acepta dar a luz en casa. Es importante sentirse segura y protegida por la persona que va a estar contigo. Normalmente se deja a la mujer que haga su trabajo, lo que su cuerpo le pida. Nuestro papel es de guía y acompañante, observar que el proceso sigue su curso normal y no se desvíe. Si tú sospechas que el proceso se está desviando de la normalidad, sería necesario hacer una derivación al hospital para que intervinieran en lo que fuese necesario.

¿Cuál ha sido tu mejor momento como matrona en casa?

No sabría decirte… todos son preciosos y cada parto es diferente y especial. Poder vivir los nacimientos así y ser testigo de esa nueva vida que viene al mundo de un modo respetuoso es el mejor regalo.

¿Y cómo es el proceso de acompañamiento de un parto en casa?

El proceso comienza cuando la mujer toma contacto contigo. Hay un primer encuentro de presentación en el que se habla de las condiciones y los deseos de la madre, puede ser que la persona que te acompañe no sea cómo tú esperabas. Una vez que aceptan las dos partes, empieza el acompañamiento desde el momento del embarazo en el que se encuentra la madre. Consiste en el control del embarazo, preparación al parto, guardias localizadas desde la semana 37 hasta la 42 porque es lo que la evidencia científica recomienda, es decir hasta que tenga lugar el parto. Después del acompañamiento en el momento del parto en casa se realizan cuatro visitas post parto como mínimo, además de acompañamiento telefónico y ayuda en la lactancia.

Una vez que aceptan las dos partes, empieza el acompañamiento desde el momento del embarazo en el que se encuentra la madre.

 

¿Es necesario preparar la casa de una manera especial?

La casa que la mujer tenga y el ambiente que ella quiera tener. Hemos acompañado partos en casas muy grandes, pequeñas, en espacios diminutos o en espacios más amplios. El sitio donde ella quiera estar. Ellas buscan su sitio y su ambiente. Algunas paren dentro del agua, otras no, la posición y el sitio que ellas decidan o que les permita sentirse más cómodas.

En los últimos años se ha abierto el debate sobre el exceso de intervencionismo en los partos en la sanidad pública…

En muchos hospitales sí existe un exceso de intervencionismo y cada vez es más común inducir a las mujeres antes de tiempo. Antes se respetaba hasta la semana 42, ahora ya en Extremadura por protocolo se están induciendo en la 41. Muchas veces al inducirlo, el cuerpo no arranca y el bebé no desea salir ese día y finalmente, como ya lo has provocado, tienes que terminarlo y entonces desemboca en un instrumental.

En algunos centros no te permiten libertad de movimiento. Tampoco hay un ratio de una matrona por cada mujer de parto por lo que la madre está monitorizada continuamente. Esto dificulta que el proceso sea natural. El uso de la epidural a veces es excesivo y eso también hace que el parto se complique o se dificulte. Todos estos factores hacen que aumenten las estadísticas de partos que acaban en instrumental, en cesárea, forceps, ventosa… Hay un porcentaje bastante elevado.

Madre, matrona en dos centros de salud y conocedora como pocas del deseo de parir en casa… Un placer charlar con ella y escuchar de sus labios cómo acompaña a tantas mujeres en ese mágico momento en el que se da paso a la vida como lo hacían nuestras abuelas, en casa.. 

2 comentarios de “Entrevista | «ACOMPAÑAR UN PARTO EN CASA ES EL MEJOR REGALO»

  1. Isabel dice:

    Reme es una gran profesional y gran persona, tengo 3 hijos de los cuales 2 me ha atendido en consulta cómo matrona y no tengo queja alguna de ella, al contrario…siempre me ha ayudado en todo y se ha preocupado en llamarme para saber q tal iba todo. Muchísimas gracias Reme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a new list