TRADICIONES CURIOSAS PARA DESPEDIR EL AÑO

Apenas quedan cuatro días para despedir este 2018 y la última noche del año es uno de los momentos más mágicos. Una noche llena de hermosas tradiciones y leyendas, según el rincón del planeta en el que te encuentres.

Es hora de hacer balance y planear nuevos retos para el año que comienza pero sobre todo es noche de rituales y costumbres para atraer a la buena suerte y pedirle a la vida salud, dinero y amor.

Lencería roja, las 12 uvas de la buena suerte o el primer beso a media noche son algunos de los rituales para despedir el año y dar la bienvenida al nuevo que comienza. Pero hay muchas otras tradiciones cuanto menos curiosas. Hoy queremos conocer algunas de ellas y recorrer el mundo para despedir el año ¿te vienes? ¡Comenzamos!

En cada rincón, una costumbre

Las 12 uvas de la suerte, en España 

En nuestro país es tradición comer las 12 uvas de la suerte al tiempo que tocan las doce campanadas. Nos atragantamos cada año entre risas y besos pero… ¿sabes de dónde viene este ritual? Todo comenzó en 1909 a causa de un excedente en la cosecha de uvas de ese año y las familias aprovecharon para tomarlas esa noche. 12 uvas por los 12 meses del año y 12 uvas porque a las 12 despedimos el año.

 

En Italia se cenan lentejas

 

En Italia la tradición manda cenar lentejas para decir adiós al año que está a punto a acabar. Se cree que traen abundancia y riqueza y que cuántas más comas más próspero será el nuevo año. Esta antigua tradición se está extendiendo también en España.

¿Por qué lentejas? La respuesta la encontramos en la época romana, cuando a principios de año los romanos regalaban legumbres con intención de que se convirtieran en monedas de oro.

Esta tradición tiene diversas variantes. La costumbre es compartir un plato de lentejas crudas en familia. Cada uno toma un puñado y lo guarda en una bolsita que se debe llevar en el bolsillo todo el año. Otra versión consiste en colocar un recipiente individual con lentejas cocidas al lado del plato de cada comensal, aliñadas únicamente con aceite de oliva, ajo y perejil.

En EE.UU. no puede faltar un beso

En EE.UU. has de recibir un beso al dar la media noche, si no es así el año nuevo augura días de soledad. Aunque no se sabe cuál es exactamente el origen histórico de esta tradición, algunos la sitúan también en la época romana, cuando durante el festival de Saturnalia todos los participantes se besaban. Proceda de dónde proceda esta creencia y en cualquier lugar que celebres el fin de año no hay mejor manera de empezar el nuevo que con un beso, eso sin duda.

Los daneses rompen la vajilla

En Dinamarca se da la bienvenida al año nuevo rompiendo la vajilla con la que han cenado. Antiguamente la vajilla se rompía contra la puerta de la casa de algún ser querido como símbolo de cariño y buenos deseos para el año nuevo. Parece que los daneses son de los más creativos en cuanto a sus rituales para despedir el año. Saltar desde lo alto de la silla a las 12 en punto es otra de las costumbres típica del país para atraer la buena fortuna.

En Filipinas se visten de lunares

Desconocíamos esta costumbre filipina. Parece ser que la tradición manda vestirse con ropa de lunares, da igual que sea una camisa, un pantalón, una falda o algún complemento, lo importante es vestirse de lunares y que esa noche tu modelito tenga al menos un bolsillo. Los lunares representan el dinero y a las 12 en punto de la noche, el bolsillo deberá tener monedas dentro y al hacerlas sonar se atrae la buena fortuna.

En Latinoamérica queman lo malo

En algunos lugares como México, Venezuela o Perú se fabrica un muñeco a base de trapos viejos para prenderle fuego simbolizando así la destrucción de las cosas malas o negativas que hemos vivido en el año que acaba.

En algunas partes de Europa también se utiliza el fuego y los fuegos artificiales para simbolizar esto mismo.

Tirar agua en Uruguay

En Uruguay se tiene la costumbre de tirar un cubo de agua por la ventana en la última noche del año para así limpiar la casa de energías negativas y dar paso a las positivas para el nuevo año.

El juego del Bleigiessen en Alemania

En Alemania y también en algunas zonas de Austria se da la bienvenida al nuevo año con una tradición conocida como Bleigiessen, que consiste en el fundido de plomo para adivinar lo que nos deparará el nuevo año. Figuritas de plomo, una cuchara de metal, una vela encendida y un cuenco con agua fría, es todo lo que necesitamos. Cada persona funde una figurita de plomo en su cuchara y una vez que se ha convertido en líquido se arroja al agua fría, el plomo se endurece y toma una nueva forma que simboliza cómo será nuestro nuevo año.

Y también …

Ropa interior roja, amarilla o verde

Elegir el color adecuado de la ropa interior que luzcas esa noche es toda una superstición. Dicen que si quieres atraer el amor en el nuevo año debes vestir lencería de color rojo. Si por el contrario tu deseo es tener más dinero, el color de tu ropa interior será amarillo y verde en el caso de que quieras atraer buena salud.

Fortuna económica

Llenar tus zapatos o bolsillos de dinero durante esa noche o tomar una copa de champagne con oro dentro también son tradiciones que sirven para pedir fortuna económica en el próximo año

Un año viajero

Dicen que justo a la media noche si salimos con la maleta y damos una vuelta a la manzana atraeremos un año lleno de viajes.

Es tiempo de hacer balance y construir nuevos sueños y deseos para este 2019. Por eso en Árbol de Amor queremos agradecerte que hayas estado a nuestro lado durante este 2018, que tantas alegrías y buenos momentos nos ha dado.

Hemos trabajado con mimo en las nuevas colecciones, hemos creado nuevas prendas para ti y sobre todo hemos crecido a tu lado haciendo lo mejor que sabemos, vestir tu maternidad desde el corazón.

¡Te deseamos un 2019 lleno de sueños y mucho amor!

ORIGEN Y LEYENDAS DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Cierra los ojos e imagina una Navidad. Es difícil pensar en una sola sin un árbol repleto de luces y adornos, uno de los símbolos más icónicos de estas fechas que ya están a la vuelta de la esquina. Dónde quiera que vayas no hay Navidad sin un gran pino o abeto bajo el que colocamos sueños y regalos.

Cada rincón del mundo tiene sus propias tradiciones para celebrar la llegada de la Navidad pero adornar el árbol es una de las costumbres más extendidas. En España solemos colocarlo y adornarlo el 8 de diciembre, Día de la Inmaculada Concepción, y permanece en nuestros hogares hasta el 6 de enero, tras esa mágica noche en la que los Reyes Magos nos dejan sus regalos.

Te has preguntado ¿de dónde viene esta tradición de adornar hogares, plazas y jardines con grandes árboles para dar la bienvenida a estas fechas tan entrañables? Desde el inicio de los tiempos los árboles han sido considerados bienes sagrados. Se elevan majestuosos hasta el cielo mientras anclan sus raíces en la tierra. Símbolos de fecundidad, crecimiento, sabiduría y longevidad, vivimos rodead@s de ellos. Para nosotras son tan importantes que inspiran muchas de nuestras prendas. Por eso no es casualidad que, como ya muy bien sabes, nuestro proyecto se llame Árbol de Amor

Si eres de las nuestras y te pica la curiosidad, ¿te animas a descubrir con nosotras la historia que rodea al árbol de Navidad?

Una tradición con mucha historia

Existen infinidad de leyendas y teorías alrededor de esta tradición. Hoy nos vamos a detener en algunas de ellas para comprender la magia que cada año recreamos en nuestros hogares.

Aunque muchos pueden pensar que se trata de una tradición cristiana, lo cierto es que los investigadores apuntan a que sus orígenes se remontan a miles de años antes.

Según coinciden los historiadores, su origen podría proceder de los Celtas de Europa Central que tenían por costumbre venerar a algunos de sus dioses a través de los árboles.

El Árbol de la Vida

Los pueblos indoeuropeos celebraban el nacimiento del dios del Sol y la Fertilidad, Frey, adornando un árbol perenne en fechas cercanas a la llegada de la Navidad cristiana. Este árbol, llamado Yggdrasil, era el símbolo del Árbol de la Vida o Árbol del Universo, procedía de la mitología nórdica y en él se representaba la cosmovisión de los pueblos del norte de Europa. En su copa se encontraba el Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín, el dios principal de la mitología nórdica) y en sus raíces más profundas el Helheim (el reino de los muertos).

El Abeto, símbolo de Paz

Con la evangelización de esos pueblos, los cristianos adoptaron esta tradición transformando su significado. Por lo que para entender el origen de esta costumbre como la percibimos hoy es necesario situarse en el siglo VIII. Cuenta la leyenda que había un roble consagrado a Thor en la región de Hesse, en el centro de Alemania. Cada año, durante el solsticio de invierno, se le ofrecía un sacrificio. Así el misionero Bonifacio, uno de los principales evangelizadores de Alemania, cogió un hacha y cortó el árbol ante la extrañeza de los allí presentes. Leyó el Evangelio y les ofreció un abeto como símbolo de la paz y la vida eterna porque sus hojas siempre están verdes. Este árbol fue adornado con manzanas, representando el pecado original y las tentaciones, y velas que simbolizaban la luz de Cristo.

Cuenta la leyenda que así fue como se acabó con la adoración de los dioses que según el cristianismo eran paganos.

De las manzanas a los adornos actuales

Con el tiempo, manzanas y velas dieron paso a esferas de colores, luces, ángeles o estrellas… en definitiva el árbol de Navidad decorado como lo conocemos hoy.

Cada familia adorna su árbol de manera diferente dependiendo de factores culturales, preferencias y gustos personales. Algunos de los adornos más comunes son:

La Estrella: suele colocarse en la punta del árbol y simboliza la estrella de Belén.

Lazos: representan la unión de la familia en unas fechas tan señaladas

Esferas y bolas de colores: cuentan que San Bonifacio adornó el árbol con manzanas que representaban la tentación y el pecado original. Ahora se utilizan bolas o esferas como símbolo de los dones que Dios concede a los hombres. Cada color tienen un significado: azul significa arrepentimiento; dorado, las alabanzas; plateado, los agradecimientos y rojo, las peticiones y deseos.

Luces: en un principio se utilizaron velas que representaban la luz de Cristo. Hoy utilizamos luces blancas y de colores que se encienden y se apagan.

¿Sabías qué …?

1. Su historia surgió en Alemania, se extendió a Finlandia e Inglaterra y después al resto del mundo.

2. Según datos de Curiosfera, en el siglo XVI estaba tan extendida la costumbre de colocar un abeto para celebrar la Navidad que un edicto alsaciano de 1560 mandó que nadie tuviera más de un árbol y que éste no midiera más de ocho pies de altura.

3. El primer árbol de Navidad que se decoró según la tradición actual fue en la Alemania de 1605, ya con muchos de los adornos que conocemos en la actualidad. A España llegó en 1870.

4. Dicen que el religioso agustino Martín Lutero, promotor de la Reforma protestante en Alemania, fue quién añadió las velas como adorno del árbol de Navidad.

5. En el siglo XIX se extendió tanto esta tradición, primero en Europa y después en América, que el aumento de la tala de árboles era preocupante y en 1880 comenzaron a fabricarse los primeros árboles de Navidad artificiales.

6. A finales del XIX comenzaron a fabricarse árboles cada vez más grandes. Esto hizo que se convirtieran en un símbolo de estatus, cuánto más grande era el árbol, más rica y poderosa era esa familia.

7. En Europa se fabrican cerca de 60 millones de árboles de Navidad al año.

8. Si te gustan los árboles de Navidad naturales debes saber que no recomiendan que lo trasplantes después de las fiestas. Debes llevar tu árbol a un vivero u organización especializada para que pueda ser recuperado o convertido en “compost”. Nunca debes plantarlo en el monte porque si coincide con otro tipo de especie puede entorpecer el ecosistema.

9. Si aún no tienes claro si este año adornarás un árbol de Navidad natural o artificial, la respuesta es clara: el natural, contamina menos. Te dejamos esta interesante infografía para ayudarte:

Fuente Infografía: Curiosfera

Disfruta de la magia de estos días para dar la bienvenida a la Navidad.