VIAJAR CON NIÑOS: KIT DE IMPRESCINDIBLES EN LA MALETA DE TU BEBÉ

Blog: VIAJAR con niños

Si estás pensando en un viaje para disfrutar de las merecidas vacaciones de verano, no te preocupes, te ayudamos a hacer la maleta para viajar con niños y que no te olvides de todo lo necesario para tu bebé.

El calor ya está aquí y esta vez ha llegado para quedarse. ¡Ya era hora! Tenemos ganas de vacaciones, de sol, de naturaleza, de agua salada. Es hora de que te relajes y olvides por unos días las preocupaciones cotidianas. ¡El merecido descanso de la mamá guerrera! Sea cual sea tu plan, es hora de hacer la maleta. Sí, pero nos vamos de vacaciones, no es una mudanza. Así que no es necesario llevar la casa a cuestas cada vez que viajamos con niños.

Todo dependerá de si el viaje es en avión, en tren, en autobús o en coche propio. En este último caso te podrás extender un poco más pero conviene ir ligeros de equipaje, y esto cuando se trata de niños o bebés no es tan sencillo porque siempre pueden surgir imprevistos y quieres estar preparada. Recuerda que solo tienes dos manos y hacer el check in en el aeropuerto, por ejemplo, puede llevarte su tiempo, así que lo mejor será que vayamos lo más cómodos posible.

Así que la primera regla para viajar con tu bebé es sintetizar todo lo que puedas. Usando el sentido común, podrás priorizar y ver qué cosas son imprescindibles. No valen los ’y si’ y los ‘por si acaso’. Si te olvidas de algo siempre podrás adquirirlo en el destino de tus vacaciones en caso de que lo necesites.

Haz tu propia lista:

Un pequeño truco que te ayudará a tomar distancia y ver qué cosas son realmente necesarias en la maleta de tu bebé es hacer una lista con todo lo que consideres necesario. Así podrás ir descartando algunas cosas y será más sencillo acordarte de lo realmente imprescindible.

Te proponemos hacer la maleta pensando en las necesidades que normalmente tiene tu bebé. Así que vamos con nuestro particular kit de imprescindibles en el equipaje de tu peque.

Comodidad

Portabebés. Vais a pasar mucho tiempo disfrutando de la naturaleza y paseando, así que un portabebés es una genial idea para que tu peque se sienta cómodo y protegido. Puedes optar por una mochila o por uno de nuestros fulares portabebés, muy prácticos y con un bolsillo central para que puedas tener algunas cosas a mano. Así tendrás más libertad de movimientos a la vez que el contacto directo con tu bebé favorece el intercambio afectivo. El porteo es una práctica fantástica en cualquier época del año, así que si te decides por unas vacaciones más fresquitas en la montaña, siempre podrás llevarte una de nuestras chaquetas de porteo.

Cita: "...un portabebés es una genial idea que te permite libertad de movimiento. Y además, tu bebé se siente cómodo y protegido"

Hamaca plegable para disfrutar del aire libre. Una buena opción para que tu bebé pueda disfrutar del aire libre es una práctica hamaca plegable que sirve tanto para el descanso en casa como para cualquier viaje. Es un complemento de gran utilidad, sobre todo para los primeros meses de tu bebé. La hamaca es un gran aliado para darle de comer o incluso para que duerma la siesta. Fácil de llevar y plegar, ocupa un mínimo espacio.

Protección

Repelente y calmante antimosquitos, imprescindible. Siempre que se viaja con niños es importante llevar un repelente y calmante para protegerles de mosquitos y otros insectos. Recordemos que su delicada piel es un blanco fácil. El mercado ofrece una amplia variedad de formatos para proteger a los pequeños: toallitas, cremas, pulseras, loción o roll on.

Parasol para el coche. Si viajas en coche, en ocasiones el sol es demasiado molesto. Así que un parasol para el coche siempre viene bien y así protegerás a tu peque de posibles quemaduras.

Gorro y protector solar. Un gorro y crema solar de protección total son imprescindibles para proteger a tu bebé del sol, el calor y las altas temperaturas del verano.

Cita: "Un gorro y crema solar de protección total son imprescindibles"

Ropa

No metas todo el armario. Olvídate de llevar el armario de tu bebé en la maleta. Sintetiza con las prendas más cómodas, combinables y frescas. Ten en cuenta que sean prendas que se puedan lavar fácilmente en el cuarto de baño del hotel o en el camping.

Pañal bañador, dos en uno. No dejes de incluir en tu maleta un pañal bañador para que tu peque pueda jugar y chapotear en el agua a pesar de los imprevistos.

Aseo

Bolsa de aseo. En la bolsa de aseo de tu bebé, no olvides una pequeña esponja, tijeras y crema para el pañal. Si te falta algún detalle, siempre podrás comprarlo. Así que no te preocupes. Nos vamos de vacaciones, no hay que hacer un drama por un pequeño despiste.

Pañales. Haz un cálculo del número de pañales necesarios para el trayecto de ida y alguno de reserva (en caso de que no uses los reutilizables). El resto puedes comprarlo durante el viaje. Al igual que las toallitas, lleva solo las necesarias para unos días y mejor si no son de usar y tirar, así puedes lavarlas fácilmente y no tienes que cargar con paquetes innecesarios. Y no olvides tus pañuelos.

Muselina, una gran aliada. Ten siempre una muselina a mano.  Te servirá de comodín para cambiar a tu bebé, abrigarlo o protegerle del aire acondicionado, taparle durante la siesta o incluso te puede servir como parasol en el coche en caso de olvido. Es tan versátil que puedes usarla como almohada o mantita de juegos. 

Alimentación

Botella de agua, siempre a mano. En estos meses de calor lleva siempre contigo una botella de agua para poder mantener hidratado a tu bebé.

Comida. Lleva solo la comida necesaria para el viaje de ida. Con tanto calor, es imprescindible ir provista de una pequeña neverita con el agua para preparar el biberón y conservar los potitos. En caso de que el viaje sea en tren o en avión, el personal podrá echarte una mano para calentar la comida. 

Babero grande. Para la comida es importante que utilices un babero grande, ya sabes lo divertido que puede llegar a ser este momento.

Sillita de mesa. Cuando salimos de vacaciones, la hora y el lugar de la comida no es tan previsible como cuando estamos en casa. Una idea fantástica es llevar una trona o sillita de mesa para que tu bebé pueda comer con el resto de la familia y se sienta cómodo. Hay formatos muy prácticos que se acoplan en cualquier tipo de mesa. Elige una plegable para que puedas transportarla cómodamente y con respaldo alto y acolchado para que sea confortable.

Cita: "Para que tu peque se sienta como en casa, no olvides su juguete preferido"

Amor y mucha ternura

No pueden faltar en tu maleta dosis de amor y mucha ternura. Siento decirte que en caso de olvido, no podrás comprarlos cuando llegues a tu destino.

Y ahora sí … cierra la maleta con todo lo necesario para tu bebé y listo.

¡Felices vacaciones!

TOMAS NOCTURNAS: TODO LO QUE NECESITAS SABER

Blog: la importancia de las TOMAS NOCTURNAS

Afrontar las tomas nocturnas en la lactancia materna constituye una de las principales preocupaciones de las madres cuando llegan a casa con su bebé y más aún si eres primeriza. No sabes muy bien cuál es el mejor lugar para hacerlo y ni siquiera tienes la certeza de si serás capaz de mantenerte despierta cada vez que te pida teta.

La lactancia materna es sin duda uno de los momentos más mágicos entre una madre y su bebé. A nadie le cabe la menor duda que el amamantamiento es la mejor manera de alimentar a tu bebé. La leche materna le proporciona todos los nutrientes que necesita.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio de Sanidad y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva, a demanda, durante los seis primeros meses, y a partir de ese momento, se recomienda continuar con la lactancia materna al menos hasta los dos años, complementada con otros alimentos.

Entre los beneficios de la leche materna no sólo está que es el alimento más completo, sino que además fortalece el sistema inmunológico del bebé, y la lactancia natural constituye una práctica esencial que refuerza la conexión entre madre e hijo favoreciendo los vínculos entre ambos. Así que, sobra decir que algo tan importante para la vida de tu bebé requiere de tiempo y paciencia para que ambos podáis adaptaros lo mejor posible. Pero ¿qué pasa con las tomas de noche? Pues que ahora toca cambiar a Morfeo por la teta. El cansancio empieza a hacer mella en ti y ya no sabes cómo disimular esas ojeras que te hacen parecer más panda que humana. Así que vamos a intentar despejar algunas dudas sobre las tomas nocturnas, ver sus beneficios y contarte algunos trucos.

Cita: "Para tener una lactancia prolongada es importante mantener las tomas nocturnas"

Beneficios de las tomas nocturnas

  1. Los expertos recomiendan que la lactancia materna sea exclusiva y a demanda durante los seis primeros meses, por lo que no debemos restringir los horarios. Las tomas de noche son tan importantes y necesarias como las de día. El ritmo lo marca tu bebé, que pedirá teta siempre que tenga hambre. En los primeros meses, el bebé suele pedir de mamar entre una y cinco veces durante la noche y, poco a poco, ambos lograréis adaptaros a esta situación.
  2. Las tomas nocturnas favorecen el éxito de la lactancia exclusiva. Los niveles de prolactina, la hormona que estimula la producción de leche materna, aumentan por la noche, tal y como se explica en el ‘Manual de Lactancia Materna: de la teoría a la práctica’ de la Asociación Española de Pediatría. Por eso, cuando se quiere tener una lactancia prolongada es importante mantener el amamantamiento nocturno.
  3. Además, la prolactina tiene una importante función tranquilizadora que favorece el sueño, por lo que te ayudará a tener una mayor sensación de serenidad y te ayudará a relajarte.
  4. Recomiendan que durante la fase de calibración, en aquellos casos en los que el bebé haga pausas largas durante la noche, la mamá deberá estimularle ofreciéndole el pecho. Las tomas nocturnas ayudan a prevenir las obstrucciones mamarias y las mastitis que pueden aparecer por intervalos demasiado largos en las tomas. En algunos casos, se recomienda la extracción de la leche con el fin de drenar el pecho y mantener la producción.
  5. El pecho constituye un elemento tranquilizador para el bebé en los casos en los que se despierta y la causa no es el hambre. En el contacto piel con piel se estrechan los lazos afectivos entre ambos y disminuye el ambiente de estrés,tanto para el bebé como para la madre.
Cita: "Las tomas de noche son tan importantes y necesarias como las de día"

Dormir junto a tu bebé

Muchas madres que optan por la lactancia natural se decantan por dormir junto a su bebé. Esta práctica, conocida como ‘colecho’, te permite mayor comodidad. Al tener al bebé al lado no es necesario levantarte para darle de mamar. Además, tardarás menos tiempo en escuchar su llanto cuando te reclame y así evitarás que se desvele por completo.

No obstante, la opción de compartir cama con tu bebé es una decisión particular y muy personal. Uno de sus grandes beneficios es que favorece la sincronización del ritmo del sueño de la madre y el bebé. Tu bebé se duerme al pecho y tú vuelves a coger el sueño rápidamente. Lo mejor es que le hagas caso a tu instinto.

En caso de que así lo decidas, deberás tomar algunas precauciones como por ejemplo, estar alerta ante el mínimo signo de hambre de tu bebé para que no llore demasiado, se tranquilice cuánto antes y pueda retomar el sueño. Además, deberás seguir algunas recomendaciones, como tener una cama amplia con un colchón cómodo y evitar edredones y ropa de cama pesada.

Algunos consejos

  1. No enciendas demasiado las luces y evita cambiarle el pañal, a menos que sea realmente necesario.
  2. Al final de la toma, pon a dormir a tu bebé sin acunarle y sin cantarle nanas, así se acostumbrará a retomar el sueño sin estímulos externos.
  3. No sirve de nada intentar saltarte las tomas de la noche, es tu bebé el que marca el ritmo. A medida que vaya creciendo, irá espaciando los tiempos entre toma y toma.

No podemos evitar que tengas que despertarte cada pocas horas para dar de mamar a tu bebé, pero sí podemos hacer que esas largas y agotadoras noches sean más fáciles, cómodas y llevaderas para ti y para tu bebé.

Da igual si eres de pijama o de camisón, tenemos una amplia gama de prendas de lactancia que te harán la vida más fácil durante esas largas noches de tomas nocturnas.

VER TODOS LOS PIJAMAS Y CAMISONES

Pijamas y camisones

Pijama de Lactancia

38.00 

Pijamas y camisones

Pijama Loreto

38.00 
-43%

Pijamas y camisones

Pijama Samira

Valorado en 5.00 de 5
35.00  20.00 

Pijamas y camisones

Pijama Delia

38.00 

Pijamas y camisones

Camisón Vices

26.50 

Pijamas y camisones

Camisón Úrsula

26.50 
-52%

Pijamas y camisones

Camisón Vuelos

Valorado en 5.00 de 5
25.00  12.00 
-32%

Pijamas y camisones

Camisón de Verano Azul

Valorado en 5.00 de 5
25.00  17.50 

Fuentes consultadas:

www.maternidadcontinuum.com

www.mibebeyyo.com

www.consumer.es

KIT BÁSICO DE LACTANCIA: MIS IMPRESCINDIBLES QUE NO DEBEN FALTAR EN ESTA ETAPA

Blog: imprescindibles para la LACTANCIA MATERNA

Antes de ser madre una no puede imaginarse la de horas que se van a pasar dando el pecho, nadie te lo cuenta.

Siempre se habla de la importancia de la lactancia para el bebé, pero no te haces  la idea del tiempo que vas a emplear ni de lo que necesitas, ni de los dolores de espalda que van a venir si no te cuidas, por eso yo quiero contarte que cosas me han ayudado a mí y que son importantes para nosotras.

Y me dirá alguna que sólo se requiere “amor y paciencia”… Pues sí, estos dos son fundamentales, pero después de ser madre dos veces también te puedo decir que hay algunas “cosillas” que si no son absolutamente imprescindibles, te hacen la lactancia más fácil y cómoda, y nos lo merecemos, después de llevar un embarazo y los meses que nos quedan por delante de dedicación plena a nuestro bebé.

Te voy a contar qué considero yo imprescindible, mi lista no va de más a menos, porque la última es una de las básicas, y no he pensado en ella hasta el momento en el que casi había acabado mi post.

Lugar cómodo y sillón reclinable

Buscar un rincón de la casa tranquilo y poco transitado es fundamental, crearlo si no existe. Las largas horas de lactancia pueden dejarte la espalda hecha polvo, yo conseguí un sillón con reposapiés extraíble y respaldo reclinable de segunda mano, comodísimo, y me adormecía a la par que mi bebita cada vez que podía…¡cada minuto de sueño cuenta!

Cojín de lactancia

Al nacer son tan pequeños que estaréis más cómodos los dos con un cojín de media luna para poner sobre tu regazo, así no se te duerman los brazos. Están especialmente diseñados para ello y los hay de muchos colores y estampados diferentes. Presta atención a que la funda sea lavable, pues se ensucia a menudo.

Sujetador lactancia

¡Importantísimo poder sacar la teta sin bajarte los tirantes o desabrocharlo cada vez! Además son cómodos y sujetan a la perfección.

Discos lactancia

Discos de lactancia de algodón orgánico

Discos de lactancia

A no ser que tengas todo un set de varios sujetadores de lactancia que puedas lavar a diario y reemplazar, vas a necesitar unos discos de lactancia para las subidas de leche, que al principio es casi cada hora…hasta que los tuve tenía que cambiarme a menudo de ropa porque incluso la leche traspasaba el sujetador. Una amiga me regaló unos de tela lavables, con dos pares me apañé.

Ropa de lactancia

¡Cómo no iba a recomendarla! Sobre todo si es invierno, no hay cosa peor que quedarse con los riñones al aire, con el pecho y la barriga al descubierto, seguramente no habías pensado en la de ropa que no vas a poder ponerte porque no puedes acceder al pecho fácilmente, por ejemplo la mayoría de los vestidos, ¡no te vas a remangar en público! Por eso se me ocurrió hacer ropa de lactancia, para poder seguir llevando lo que me gustaba, hace ocho años apenas había y era de un estilo nada acorde al mío.

Crema lanolina

Si no has tenido un buen agarre al principio y te han salido grietas, este tipo de crema ayuda a cicatrizar antes, no te quita los dolores pero se acelera el proceso, y la verdad, es tan doloroso que se agradece. Por suerte con mi segundo hijo no sucedió, pero con la primogénita las dos primeras semanas fueron un horror.

Sacaleches

Tanto si tienes poca leche como si tienes mucha, es bastante posible que necesites un sacaleches, en el primer caso para incrementar tu producción y en el segundo para ir guardando y aliviarte, y más si después de las 16 semanas reglamentarias no te queda más remedio que incorporarte al trabajo. Por favor, que sea eléctrico, manual acabarás dejándolo en un rincón como hice yo con el primero que tuve, harta de bombear a mano para obtener escasos resultados.

Y ahora viene el más importante de todos:

Botella de agua

¡Que no te falte nunca! Lo primero que sucede según se enganchan a la teta es que te entra una sed de esas insaciables, y te acabas de sentar y acomodar. ¿Dónde está la botella de agua?

Yo me dejaba una siempre en el sillón, no vale llevársela a otro sitio que después seguro que se te olvida…

Estos objetos materiales han hecho mi lactancia mucho más agradable y cómoda, espero que a ti también, y no olvides decirnos si hay algún otro que para ti haya sido importante, estamos deseando leerte y compartirte.