Colaboración | ‘MAMÁ, YO TAMBIÉN QUIERO DAR TETA’

‘Mamá, yo también quiero dar teta’ es un precioso cuento ilustrado que narra cómo vivieron la lactancia muchas de nuestras madres, hoy, abuelas de nuestros hijos. Por eso en cuanto supimos de su existencia, teníamos claro que este año queríamos y debíamos colaborar con este proyecto para mostrar nuestro agradecimiento a una generación de mujeres que no lo tuvo fácil para dar la teta y que sin embargo hoy nos acompañan día a día con su apoyo incondicional durante la lactancia.

Así que en cuanto su autora se puso en contacto con nosotras, decidimos aportar nuestro pequeño granito de arena para que viera la luz la segunda edición de este proyecto que ha sido publicado en castellano y en catalán. Un cuento sobre la lactancia y la crianza respetuosa y consciente a través de la historia de tres generaciones de mujeres, a través de la historia de la unión de sentimientos entre ellas.

Hoy charlamos con su autora. Raquel Monfort tiene 44 años, es madre de tres hijos, pediatra, asesora de lactancia y ahora también, contadora de historias. Así que nadie mejor que ella para hablarnos del porqué de este cuento de recomendable lectura y perfecto para disfrutar en familia, tanto por el texto como por las bellas ilustraciones de Mary Trentaonze.

Raquel ha podido disfrutar de una lactancia prolongada con sus tres hijos, cosa que no le sucedió a su madre, que sólo pudo darle el pecho a ella durante 20 días. Hace tiempo, la casualidad hizo que conociera a una asesora de lactancia que tampoco lo tuvo fácil. Estos dos hechos sirvieron de fuente de inspiración para escribir esta historia personal y a la vez de tantas mujeres que hoy damos el pecho gracias a la ayuda y el apoyo de nuestras madres.

Su autora asegura que “este cuento es un homenaje a las abuelas, a las madres y a las hijas. A esa sensación de sentirte arropada, apoyada y ayudada por tu madre cuando te toca a ti. Es una historia de sentimientos de unión entre mujeres”. Pero también es una crítica a la sociedad en la que vivieron nuestras madres. “Desde poco antes de los 70 y hasta bien entrados los 90, pocas mujeres dieron el pecho con apoyo. Había mucha desinformación y no siempre te daban los mejores consejos y cuando eres primeriza es normal que hagas caso de todo aquello que te dicen que debes hacer. Esto, unido al poder de la industria alimentaria, de la moda y de la imagen y la entrada masiva de la mujer en el mundo laboral hizo que muchas madres no pudieran dar teta”, nos cuenta.

“Este cuento es un homenaje a las abuelas, a las madres y a las hijas. A esa sensación de sentirte arropada, apoyada y ayudada por tu madre cuando te toca a ti. Es una historia de sentimientos de unión entre mujeres”.

Hemos avanzado mucho pero todavía hoy sigue existiendo mucha desinformación sobre la lactancia y en ocasiones, también entre el personal sanitario no especializado en este campo. Por este motivo y desde su papel de pediatra y asesora de lactancia, Raquel aconseja a las futuras madres informarse ya durante el embarazo.

Asegura que “conviene saber qué es la lactancia y sus beneficios, pero también posibles problemas que puedan surgir. Se habla de la lactancia como algo maravilloso, que lo es, pero si después hay algún problema, la madre se hunde”. Por eso su recomendación es acudir a alguna reunión de lactancia ya en el embarazo para tomar contacto con otras madres. Y durante la lactancia, ante cualquier duda o consulta, buscar cuanto antes la ayuda y el apoyo de un pediatra o de una asesora de lactancia.

La leche materna no es sólo alimento… es cariño, atención, bálsamo, analgesia. La lactancia te conecta para siempre con tu bebé. Pero no siempre, ni para todas las mujeres, fue fácil… de esto va ‘Mamá, yo también quiero dar teta’.  Pero lo mejor será que lo leáis y lo disfrutéis. Podéis conseguir el cuento aquí

 “Porque a veces hace falta que pase una generación para hacer las paces”, así comienza esta maravillosa historia.

Gracias a todas las abuelas que, con su apoyo y constancia, nos ayudan a dar teta a nuestros hij@s. Y gracias a Raquel Monfort por recordárnoslo en forma de cuento.

 

 

Valóranos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a new list