BABY LED WEANING: ALIMENTACIÓN GUIADA POR EL BEBÉ

Baby Led Weaning (BLW). ¿Habías oído hablar de él? Si lo único que se te ocurre es que sea un nuevo modelo de motor a cuatro ruedas, no eres la única. Pero nada tiene que ver con esto. El BLW es un método de alimentación autoregulada por el bebé que se utiliza para incorporar los sólidos a su dieta, sin pasar por las papillas. Es lo que en castellano podríamos llamar A Comer Solo (ACS), pero que en inglés suena mucho más cool.

Aunque algunos defiendan que es una moda, lo cierto es que este método lleva utilizándose mucho tiempo. Nuestras madres y abuelas ya lo usaban. Sin embargo aún hoy a veces no se emplea porque desconocemos su existencia.

Así que para que todas sepamos de qué hablamos, lo mejor será definir de una forma más gráfica este método de alimentación infantil. Comenzaremos diciendo que es el inicio de la alimentación complementaria a los 6 meses en forma de alimentos enteros, no triturados. El tamaño y la forma deben ser los adecuados para que sea el propio bebé el que los coja con sus manos y se lo lleve a la boca en función del apetito que tenga en cada momento y sus preferencias y gustos.

Se trata de empezar a ofrecer a nuestro bebé verdura, carne o pescado (hervido) y ofrecérselos en trozos alargados para que sea capaz de agarrarlos sin problemas con sus manos. Hay que tener en cuenta que a los seis meses el niño utiliza la presión palmar para coger objetos, es decir los coge abriendo la mano entera para posteriormente cerrarla, por esto es tan importante que los alimentos tengan el tamaño y la forma adecuados.

El bebé tiene un papel activo y él decide qué, cuánto y a qué ritmo comer. De esta forma irá accediendo paulatinamente a los alimentos que habitualmente se comen en casa, los alimentos que come el resto de la familia.

Beneficios

Fomenta una relación positiva con la comida

Estamos dejando a nuestro bebé experimentar y jugar con la comida por lo que la asocia como algo positivo para él.

Hábitos de alimentación más saludable

Con la utilización del método BLW se crean hábitos de alimentación más saludables atendiendo a las necesidades de hambre y saciedad. Así se vive la alimentación de una forma más natural y relajada, sin forzar a los niños a comer. Favorece una comunicación más fluida y la comprensión entre padres e hijos. Desde muy temprana edad, el bebé experimenta nuevos sabores y texturas lo que contribuye a una dieta más saludable y variada en su futuro.

Promoción de la lactancia materna

El bebé seguirá enganchándose al pecho de su madre cuándo quiera y por el tiempo que quiera. Se trata de realizar una alimentación activa donde es el propio bebé el que regula. El BLW también se puede utilizar en niños que se alimentan con leche de artificial.

Estimula el desarrollo psicomotor del niño 

Este método ayuda a la estimulación de los sentidos y la capacidad de descubrir nuevas texturas, olores y sabores. Además favorece la prensión manual al agarrar los trozos de comida. También ayuda a mejorar la coordinación oculo-manual, la masticación.

Mejora la transición

Mejora la transición a la alimentación sólida puesto que se comienza a trabajar la masticación con alimentos de distintos sabores y texturas a partir de los seis o siete meses.

Se educa en la autosuficiencia 

Al regularse solo, el bebé aprende a tomar sus propias decisiones y a no depender tanto de los adultos. Esto contribuye además al desarrollo de su propia personalidad ya desde una edad muy temprana. Al tener poder de elección y decisión, pronto manifiesta sus propios gustos personales y distingue entre sus alimentos favoritos.

Evita que los niños acepten sólo comida triturada 

Algo que suele suceder en muchos bebés es que al comenzar su alimentación con purés y comidas trituradas, después les cuesta mucho admitir sólidos.

La leche materna sigue siendo el alimento principal

Cuando los bebés comienzan a tener cierto control sobre sus movimientos, la innovación y la exploración se convierten en partes esenciales del proceso de aprendizaje. Por eso es importante aprovechar esta curiosidad innata para que comiencen a imitarnos en la mesa y sientan la curiosidad de probar los alimentos tal y como son, como uno más de la familia.

Así el destete se produce de forma paulatina. El objetivo no es que el bebé no tome teta sino que vaya descubriendo sabores y texturas, aprenda a masticar, conozca sus propios gustos y necesidades, y evolucione en su alimentación conforme a su propio ritmo. El objetivo de la hora de la comida no es reemplazar una toma, sino que se vaya familiarizando y cogiendo confianza con los alimentos. Hasta el año la leche deberá seguir siendo la fuente de alimento principal del bebé.

Entre los 6 y los 8 meses la energía que aporta a nuestro bebé la alimentación complementaria es de 1/5 del total, el resto de energía se la aportaremos con la lactancia. En cambio, entre los 9 y los 11 meses el 50% del aporte calórico deberá venir de la alimentación complementaria y el otro 50% de la leche.

Cuando utilizamos este método, el bebé come con los padres, a la vez que ellos, sentado en su misma mesa (bien en la trona o bien en brazos), favoreciendo así el desarrollo psicosocial además de conseguir una integración de la dieta familiar y establecer unos hábitos de alimentación saludable desde pequeños.

¿Cómo sé si mi bebé está listo para empezar?

La Organización Mundial de la Salud recomienda empezar a introducir sólidos a partir de los seis meses. Hasta entonces su único alimento debe ser la leche materna o en su defecto, de fórmula. Pero ¿cómo sé si mi bebé está preparado para empezar con esta transición?

Cada bebé es diferente y no siempre es la edad la que determina si nuestro bebé está listo para determinadas cosas. Así que a continuación veremos algunos indicadores de que nuestro bebé está preparado:

  1. Nuestro bebé debe ser capaz de mantenerse sentado solito, es decir que no se caiga hacia los lados o hacia adelante.
  2. Que haya perdido el reflejo de extrusión. Este reflejo hace que cuando se introduce algo sólido en su boca (comida, cuchara, etc…) la lengua lo empuje hacia fuera, como mecanismo de seguridad.
  3. Debe ser capaz de agarrar un alimento y llevárselo a la boca.

Alimentos a evitar

Conviene resaltar que debemos evitar algunos tipos de alimentos por alto riesgo de atragantamiento. Algunos de ellos son salchichas, verduras crudas como zanahoria, apio, ensalada, manzana cruda, patatas de bolsa, galletas de arroz o de maíz, frutos secos o frutos desecados (pasas, arándanos), cerezas, uvas, cherry, maíz, guisante, caramelos y cualquier alimento duro que no sean capaces de aplastar con la lengua y el paladar.

Para comenzar

Algunas ideas para comenzar pueden ser: plátano, patatas cocidas o asadas, pera, judías verdes bien cocidas, calabacín cocido, brócoli cocido, zanahoria cocida, aguacate,
melón, sandía, calabaza cocida o pan.

 

BABY LED WEANING: ALIMENTACIÓN GUIADA POR EL BEBÉ
4 (80%) 1 vote

Un comentario de “BABY LED WEANING: ALIMENTACIÓN GUIADA POR EL BEBÉ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a new list